Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Sáb Mar 05, 2016 4:22 pm.

Sedric, Maestro de Armas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sedric, Maestro de Armas

Mensaje por Sedric el Vie Abr 10, 2015 3:40 am

Nombre: Sedric

Raza: Vizard - Facción: Vizards

Rango: Lider Vizard (Ex-capitan del 11 escuadrón)

Sexo: Hombre

Hollow Interior:
Spoiler:
 

Nombre de la Zampakutoh: Nanatsuya

Palabras de liberación: Despierta de tu letargo... ¡Nanatsuya!

Shikai: Las gemelas zampakuto desaparecen en un estallido de oscuro, formándose en sus brazos dos brazales de armadura que le cubren desde la muñequera quedando por encima del codo.

Shikai:

Técnicas de Shikai

Yami Engai - Cúpula de Oscuridad

Una pequeña esfera compuesta de oscuridad surge de la mano pudiendo proyectar  la esfera hacia su destino, cuando impacta o llega a su destinatario emerge una terrible explosión tenebrosa de unos cien metros a la redonda, puede decidir cuándo detonarla y el ejecutor de la técnica es inmune. El efecto de la explosión ciega debido a su naturaleza oscura y el cuerpo sufre un dolor interno penetrando su interior los residuos espirituales dañando él interior de su cuerpo entumeciendo su cuerpo haciendo que sus movimientos sean más lentos a diferencia de alguien no afectado por la oscuridad corrompiendo también su espíritu.

Hakai Konmeio - Estela de Oscuridad

Mediante un movimiento con su arma crea una estela de energía compuesta de oscuridad, las estelas creadas tiene el tamaño de diez metros de largo. Según el arma que este empuñando, como por ejemplo unas garras podría realizar cinco estelas, si esta lograse impactar aparte del daño físico como espiritual, la zona afectada quedaría sometida a un entumecimiento su cuerpo haciendo que se moviese de forma más lenta. A voluntad puede hacer que la estela de oscuridad salga proyectada de su arma o que se mantengan en la hoja haciendo que crezca hasta diez metros, pudiendo ocasionar los mismos daños y efectos. Una vez proyectada la técnica ha de esperarse 3 turnos para volver a realizar otra proyección desde el arma. El crecimiento del filo se puede mantener o hacer que se mantenga hasta que decida proyectarlo.

Antenchou - Cenit Oscuro

Su cuerpo es rodeado por una gran energía tenebrosa, haciendo que de sus guanteletes se formen las armas cuerpo a cuerpo que desea a voluntad. La composición de estas armas provienen de naturaleza oscura, cuando los aceros entran en contacto un terrible frio rezuma de su interior provocando una presión en la zona afectada llegando a entumecer la extremidad del cuerpo, impidiendo poder moverse como deseara debido a la energía constante que desprende sus armas que corrompe él cuerpo físico, afectando incluso a nivel espiritual.  Tras impactar produce el efecto de entumecimiento, quedando esa extremidad paralizada durante ese turno y al pasar tres turnos se repite el proceso.
 
Bankai: Mano divina del Oscuro Emperador Dragón.

Anreikon - Alma Oscura

La oscuridad que yace en su interior se manifiesta en sus brazales, los cuales estos se transforman adoptando un aspecto más tenebroso. Aunque su función en realidad es modificar la estructura de su aspecto, haciendo que emerja cualquier tipo de cuchilla o arma de grandes dimensiones otorgándole la posibilidad incluso de crear un escudo para detener ataques directos, permitiéndole emplear la metamorfosis según lo considere. Si el acero llega a impactar produciendo incluso una incisión, produce un estado de terrible escalofrió transmitiendo una sensación de frío entumeciendo su musculación haciendo que se corrompa esa parte a nivel espiritual, impidiendo mover esa extremidad sometiéndola a una paralisis completa.  Pero la composición de sus brazales es la misma que su armadura, por lo tanto puede llegar a modificar completamente su armadura, quitando piezas metálicas corporales para añadirlas a sus armas o alterar su estructura haciéndola más temible.  Una vez que impacte tiene que esperar 5 turnos para realizar una nueva paralisis completa.

Ankoku Zansatsu - Holocausto de Oscuridad

Al levantar su mano la oscuridad embulle por completo su palma, formando una esfera compuesta de oscuridad que cabe en la palma de su mano, la cual puede proyectar o aplastar desatando una explosión, dado que se proyecte si logra llegar a su destinatario o la hace detonar que produce el efecto. La oscuridad arrastra todo a su interior devorándolo, haciendo que sufra un frio extremo pudiendo sentir como los huesos le crujen como si los aplastasen, provocando serias heridas a la gran parte del cuerpo. La oscuridad  al estar manifestada en su estado puro,  aparte de dañar su cuerpo también daña su espíritu. Tiene el ataque un alcance de diez kilómetros a la redonda y puede seleccionar los que están dentro del interior quienes no son afectados por su técnica aparte del ejecutor. Las victimas que se encuentren en su interior estarán completamente desorientadas, impidiéndoles mediante cualquier habilidad de detección encontrar al ejecutor de la técnica, quedando cegadas y sordas debido al sufrir la explosión junto con terribles heridas. Puede realizar la técnica 1 vez cada 2 turnos.

Kageoni - Demonio de las Sombras

El cuerpo es rodeado por un aura oscura  la cual se camufla con su riatsu dado que está en su forma bankai, cuando realiza la técnica le permitiéndole evadir cualquier ataque físico que intenten ejecutar en su contra o de energía. Cuando se encuentra en ese estado no puede golpear los objetos materiales, debido a que el mismo es inmaterial y por ello le permite atravesar cualquier objeto, si alguien traspasa su cuerpo el contrincante sufre un terrible escalofrió que entumece su cuerpo haciendo que sus músculos no reaccionen debido a que no llegan los impulsos eléctricos del cerebro a la zona afectada. Todo lo que sostiene en sus manos puede hacer que también se una a su estado alterado, ya que esa es su voluntad. Ya que cuando se encuentra en esta forma, su cuerpo físico no se encuentra ahí sino que  está en el abismo donde él puede controlarlo a su antojo debido a que está ligado a su naturaleza oscura. Estando en su estado oscuro es incapaz de poder dañar a nadíe, pero al igual que se ve el mismo imposibilitado de hacer daño mientras se encuentra su cuerpo sumido en la oscuridad, tampoco pueden dañarlo de ninguna forma.  Puede realizarlo las veces que quiera, pero sin abusar ya que produce desgaste de energía un uso prolongado y si se excediese podría llegar al máximo haciendo que no pudiese lograr activar su técnica, se considera  un efecto intermitente.


Bankai Liberado:

Los brazales emiten un oscuro riatsu desbordándose por todo el brazo de su portador, empezando a cubrir todo su cuerpo en un oscuro manto de tinieblas. Surgiendo de su busto y nuca un yelmo con una cruz enfrente, escuchándose el sonido metálico de sus negros brazales y apareciendo tanto en su espalda como delante, unas oscuras telas cubriendo por completo su cuerpo, viéndose a simple vista dos placas metálicas del mismo color en los hombros.
 
Descripción Física: Mide un metro ochenta y cuatro, su cabello es corto azabache y tiene una mirada intensa azulada pero sombria, dandole un aspecto escalofriante a primera vista. Tiene un cuerpo entrenado y su aspecto es joven, normalmente va vestido con pantalones tejanos azules y camiseta negra, colgando de su cinto ambas zampakutos.

Descripción Psicológica: A primera vista se le ve distante y reservado para aquellos que no conoce, pero si se le insiste entonces acabara terminando por acceder a tener una conversación. Desde que llego al mundo humano es un tanto frio, es un hombre frio pero si se le demuestra que eres de confianza te estrechara la mano.

Historia:

Todo comenzó en la época de otoño cuando de los árboles comenzaron a brotar los cerezos, un joven varón de seis años de cabello corto azabache se encontraba frente a un títere de madera, blandiendo en sus manos dos espadas de madera lanzando estocadas sin parar. Se había propuesto convertirse en el mejor maestro de armas de todo runkongai, cuando los ríos de sudor comenzaron a resbalar por su rostro este se detuvo frotándose el mentón retirando el sudor quedándose sentado en el suelo y tras una breve pausa se puso de nuevo hasta que llego el atardecer.

Cuando pasaron dos años fue enviado a la academia y en medio de la clase cuando fue a coger los instrumentos de escritura, no sabe que sucedió pero los instrumentos bailaron entre sus dedos con gran agilidad intercambiándolos en las manos quedándose en un estado de trance, entonces cuando le llamaron la atención salieron volando e impacto en la camisa de la profesora. Supo que hizo mal y se apresuro a disculparse, mientras algunos estaban riéndose por la situación, no supo porque pero con la cabeza agachado visualizo a una chica rubia de ojos azulados que estaba sonriendo divertido. Pero no por lo que sucedió con la profesora, si no mas bien por la manera en que se estaba disculpando.

El día finalizo habiéndose quedado en el pasillo durante un rato castigado estuvo sosteniendo dos cubos llenos de agua, entonces para compensarlo fue ejercitando un poco el brazo y cuando veía profesores rondando por el pasillo se estaba quieto. Salió él ultimo después que todos los otros alumnos se marchasen a casa, pero vio como la misma chica que le miro estaba a la puerta esperándole. Algo que realmente le sorprendió y que no se esperaba, ambos caminaron juntos de vuelta a casa compartiendo algunas risas y hablando un poco del futuro.

Una vez que todos acabaron la primaria, ese mismo día se quedo sentado en la salida a la espera de aquella chica rubia de ojos celeste pero no la vio aparecer. Supuso que ya habría regresado y que se reunirían para verse por ultima vez, pero no fue así y lo único que llego a saber es que se fue a otra escuela. Justo en ese momento un vació oscuro se lleno en su corazón, pensando que la había perdido su amistad para siempre.

La vida siguió adelante y durante ese tiempo estuvo progresando en su estilo de combate a dos armas, en sus ratos libres que tenia y cuando empezaron de nuevo las clases ya había crecido alcanzando a la adolescencia, en mas de una ocasión entre las alumnas sé su clase se confundió esperanzado de poder encontrar con aquellos ojos llenos de vida. Pero siempre tuvo la decepción y volvía a decaer en un profundo silencio, un día caminando por las calles del runkongai girando a la esquina de una calle impacto contra algo haciéndolo caer al suelo.

Desde ahí soltó un pequeño quejido y cuando se incorporo para ver que sucedió vio a una hermosa mujer de media melena rubia, con una expresión que le resultaba bastante familiar, entonces cuando abrió los ojos pudiendo vislumbrar el color celestes de estos musito el nombre de aquella chica. Y como era de esperar le pregunto una sonrisa se dibujo en sus labios tardando unos segundos en responderla, contemplo lo mucho que había cambiado desde la ultima vez que se vieron hace muchos años. Cuando volvió a la realidad se incorporo deprisa presentándose nuevamente, mientras la ayudaba a levantarse del suelo ofreciéndola su mano.

Entonces se inicio una conversación, reviviendo viejos recuerdos de cuando ambos eran todavía unos niños de primaria. Ahora que se encontraron de nuevo no la marcharse sin saber donde poder encontrarla, un poco cohibido hizo una proposición de quería pasear junto a su lado mientras hablaban de sus cosas. La aceptación a la invitación hizo que de las mejillas del joven surgiera una pequeña sonrisa, mientras ambos paseaban por el rukongai como una pareja de adolescentes hablando de sus cosas, se fijo en ella sintiendo una extraña sensación la cual no identifico muy bien exactamente ya que no sabia de que se trataba.

Cuando finalizo el día la amargura invadió su interior creyendo que no se volverían a ver, pero entonces esa idea se la quito de su mente al decirle en el lugar donde podrían quedar para encontrarse, ya que veía que se había vuelto una mujer ocupada por sus labores. Pasaron dos semanas y durante los encuentros sintió como aquella sensación creció cada vez mas haciéndose más intensa, justamente cuando ambos se encontraban sentados en una roca observando el paisaje del riachuelo noto como el corazón se le acelero.

Después de pensar acerca de lo que sentía cuando estaba a su lado, comprendió que estaba experimentando un sentimiento muy especial hacia ella. Un se reunieron juntos en el bosque donde estaba decidido a confesarle todo lo que sentía, estaba mas que decido incluso estaba preparado ante el posible rechazo el cual iba a cargar durante toda su vida, se mentalizo profundamente. Mientras esperaba en medio del bosque se le veía nervioso paseando de un lado a otro, entonces la aparición de la chica le hizo sobresaltarse lo cual provoco unas carcajadas ante su reacción y entonces con un poco de nerviosismo sé lo confeso.

La reacción de la chica fue una expresión de sorpresa y poco después sus mejillas se sonrojaron quedándose silenciosa, mientras desviaba su mirada de forma nerviosa sin saber que responderle. Tras unos minutos silenciosa asintió con su cabeza aceptando, pero recordándole que debería ser paciente y quedarían cuando tuviese tiempo. Aquello ultimo no termino de agradarle demasiado, pero respetaría su decisión ahora estaba contento pues había aceptado y un suspiro de alivio se le escapo de los labios.

Poco después de que finalizase la academia fue trasladado al gotei donde inicio sus estudios comenzando como shinigami raso, los días se le hicieron pesados aunque eso por ello no se rendía porque tenia algo que le daba fuerzas para seguir adelante. Cuando se graduó consiguiendo entrar como nada mas ni nada menos que como teniente del onceavo escuadrón, se sorprendió de la noticia. Ya que a su edad pocos tenían la capacidad de llegar a conseguir tal puesto, trascurrió una semana caminando junto con su capitán del onceavo escuadrón Yamato un hombre demasiado impulsivo, la disciplina que ejercía en aquel con los integrantes bajo su visión no era la adecuada.

Tan solo paso una semana y media comprobando los fallos que había en la enseñanza, cuando aquel comentario surgió de sus labios la furia apareció en los ojos de su capitán y entonces le invito a que demostrase lo contrario. Este comunico al resto que le hiciesen frente todos a su teniente, pero una gran sorpresa se llevaron al ver como alrededor del teniente se encontraban los shinigamis tirados en el suelo alrededor de el. Poco después de la demostración y ver que no deseaban continuar haciéndole frente, volvió la mirada hacia su capitán dando a entender que tenia razón.

Un estallido de furia inundo el ser del capitán Yamato, reprochándole por su atrevimiento a ridiculizarlo delante de su escuadrón. Los ojos del joven se abrieron sorprendido ante sus palabras, intento excusarse mostrando educación pero sus palabras no llegaron pues fueron cortadas por la imperiosa voz del enojado capitán. Este le lanzo un desafió retándolo a un duelo, no tuvo mas remedio que aceptar él desafió pues estaba su honor como guerrero.

Tras salir del escuadrón fueron a una gran plaza donde estaban los integrantes observando impacientes, comentando unos a otros el error que había cometido el teniente. El inicio del combate pudo ver como era rápido, pero su capitán destacaba sobretodo por la fuerza bruta al crear una grieta en el suelo con la zampakuto. Durante un corto periodo de tiempo analizo a su contrincante, viendo como no dominaba ningún estilo y era puramente barbarico. De nuevo cuando este fue a iniciar el ataque esta vez no se aparto, preparo las espadas haciendo que la trayectoria del golpe se desviase y el acero de su contrincante chocara en el suelo. Aprovechando la ocasión para inflingirle una herida en el pectoral, cuando se aparto lo miro preguntando si ya había terminado.

La vergüenza invadió el rostro del brutal capitán y este se abalanzo como una bestia salvaje de rabia hacia su encuentro, lanzando un veloz golpe con la intención de partirle. Justo en ese momento los aceros se interpusieron deteniendo el paso, ejecutando una maniobra logro desarmarlo haciendo que la zampakuto de su capitán saliese volando y colocando ambos aceros en pinza sobre el cuello. El silencio se apodero de todos incluso del mismo capitán, había sido derrotado limpiamente por su teniente, cuando aparto los aceros hizo una reverencia y se dispuso a marcharse. Pero en unos segundos escucho el sonido de la espada desclavándose, cuando desvió su mirada vio como este se volvía con la clara intención de atacarlo por la espada.

Para sorpresa del capitán este hizo un salto a un lado mientras desenvainaba velozmente ambas espadas creando un corte en forma de equis en su pectoral, haciendo que una explosión de sangre apareciese y arrebatándole la vida al instante. En su expresión se veía una completa seriedad y determinación en cuanto ejecuto su replica, pero cuando volvió a la realidad se dio cuenta que acaba de matar a su capitán. Rápidamente dio la orden de que avisaran al cuarto escuadrón, pero cuando estos llegaron le comunicaron que era demasiado tarde.

Antes de que concluyera la semana fue llamado en la sala de reunión de los capitanes y reporto al actual comandante quien parecía no demasiado preocupado por la noticia, así que lo único que le dijo fue que debido al accidente el seria el nuevo capitán del onceavo escuadrón. No dijo nada tan solo agradeció el ofrecimiento y se disculpo por lo sucedido antes de marcharse, pero justo cuando se disponía a marcharse se topo con un capitán el cual le recibió con una sonrisa y le comunico que aquello fue un accidente. Esperando que el nuevo capitán, fuese capaz de orientar mejor que el anterior a los shinigamis de aquel escuadrón y felicitándole por el puesto.

Las palabras de aquel hombre lo reconfortaron, ya que pudo ver que depositaba su confianza y si un capitán lo hizo. Quizás con el tiempo se ganaría el respeto que merece, demostrando estar a la altura del puesto y instruyendo a sus subordinados con el verdadero significado de la palabra guerrero. Justo cuando transcurrió la semana, llego ese día que quedo con la chica a la que tanto deseaba volver a encontrarse.

Nuevamente quedaron en el mismo sitio, debajo de aquel árbol. Un lugar que había sido bautizado como lugar donde verse, entonces supo que no tan solo era el único que trajo buenas noticias, cuando escucho lo que le dijo inevitablemente una sonrisa se dibujo en sus labios. Sin haberse dado cuenta y de forma instintiva sus labios se pegaron a los de ella besándola con ternura, entonces cuando se dio cuenta estuvo apunto de retirarse. Pero sus ojos se abrieron sorprendido, cuando las delicadas manos de la chica acogió su cuello respondiendo aquel beso, lentamente los ojos de ambos permanecieron cerrados mientras ese sentimiento era transmitido el uno al otro. La separación de sus labios vio como la chica se ruborizo ante la situación, no fue la única pues el también estaba colorado con los hombros encogidos por la situación.

-Estoy seguro que lo conseguirás yo creo en ti Mei.

Tras decir aquellas palabras de animo hizo que se recostara contra su pectoral y así descansara un poco entre sus brazos, viéndose una situación de lo más enternecedora ambos solos en aquel paraíso verde. Lo que no supieron es que una oscura silueta los estaba vigilando oculto entre las sombras, prestando gran atención a la conversación de los dos shinigamis. Al finalizar el día cada uno volvió a su lugar que le correspondía, esa misma noche el joven shinigami soñaría con el futuro que les deparaba a los dos.

Una noche en la que se encontraba el capitán durmiendo, pronto inmerso en un sueño comenzó a tener pesadillas inexplicablemente. En el interior se encontraba alguien observándolo mientras yacía dormido, una aguja se aproximaba hacia el actual capitán surgiendo de la punta una extraña sustancia y esta se perforo su vena a la altura del cuello. Cuando sus ojos se abrieron de golpe, se encontraba solo y notaba un ligero dolor el cual se desvanecía tras unas caricias antes de tumbarse a descansar de nuevo.

Paso una semana y media antes de que pudieran volver a encontrarse, tubo la suerte de lograr alcanzarla justo antes de que se marchara hacer sus ocupaciones, para concretar la hora y el lugar donde encontrarse. Llego bastante pronto antes de la hora concertada, se encontraba recostado en un árbol esperándola observando el cielo despejado, el sonido de unos pasos lo hizo volver a la realidad.

Observo como la silueta de su chica avanzaba en su dirección, la sonrisa de ambos se formaron en sus labios y el camino en su búsqueda elevando sus brazos, cuando se iban aproximando cada vez mas sus cuerpos. Pero entonces sintió una fugaz ráfaga de viento en su pectoral, la ropa se rasgo y junto a ella un gran charco de sangre hizo que se manifestara de repente. La expresión de su rostro mostró en un principio sorpresa, al ver como la mirada tan dulce de su pareja se había tornado sombría y el dolor invadió su cuerpo haciendo que su rodilla se clavase en el suelo.

-¿Por qué?

Esas fueron sus palabras mientras alzaba sus ojos hacia la mujer que amaba, la única respuesta fue un segundo tajo dirigiéndose hacia el hombro. Por suerte logro evadirlo apartándose mientras se mantenía de pie con la mano puesta en su herida, surcando de sus labios dos hilos de sangre. Pero no obtuvo respuesta tan solo observo como de nuevo volvió atacarle, entonces realizo un shumpo para alejarse y noto como su visión comenzaba a nublarse supo que quedarse significaba morir.

-Responde a mi pregunta.

-Estar contigo me supone una perdida de tiempo, por eso lo hecho para no tener que preocuparme de ti.

Un nuevo dolor se manifestó en su pectoral y no era su herida si no mas bien su alma lo que estaba doliéndole, nunca pensó que alguien como ella pensara aquello de el y tampoco que ese rostro tan inocente resultase ser una mascara de mentiras, cuando regreso de su estado de shock la miro de forma sombría y lo único que pudo hacer es lanzar un corte en su brazo, impidiendo que le golpease de nuevo con la zampakuto y huyo del bosque realizando un shumpo.

Avanzo todo lo que pudo dirigiéndose hacia el senkaimon dejando fuera de combate a los guardias, cuando atravesó la puerta se marcho por allí y entonces pudo escuchar como el limpiador se aproximaba, logro evadirlo pero cayo al vació infinito y allí pudo ver que se encontraba solo el ciclo de su vida estaba llegando a su fin.

Los párpados de sus ojos comenzaron a decaer lentamente, entonces la imagen de su pareja se resquebrajo hasta terminar rompiéndose como si fuese un espejo y un gran odio nació en su pecho sintiéndolo con gran fuerza, reprimió con fuerza el grito que al final exhalo distorsionándose como si fuese un hollow, mientras en su rostro se formaba una mascara de color mármol y sus ojos se inundaban de tinieblas, finalmente su pecho se hundió formándose un profundo hueco en el centro de su pecho.

El mundo se rasgo viendo como delante de él se abrió un portal, al cruzarlo llego al mundo humano llegando a un rió y durante un breve tiempo destrozo algunos árboles de la zona, pero entonces el hollow se detuvo mirando al cielo y sus hombros se resquebrajaron hasta que finalmente cayo aquel cascaron en el que se encontraba, la mano del shinigami acaricio la mascara y se sorprendió al ver que no estaba muerto. Por un momento creyó que encontrado la paz en la muerte, aunque no fue así ya que había sobrevivido a la muerte y rápidamente se oculto en el interior en una cueva que encontró, supo que habría alertado a los shinigamis y una vez se marcharon aquellas dos presencias se mostró.

Durante una larga temporada supo que tendría que intentar sobrevivir como pudiese, así que en un tiempo tomo la decisión de hospedarse en aquella cueva un tiempo y recordó en una ocasión que había alguien que trataba con los shinigamis, pero que se mantenía al margen de lo que sucediera en el gotei. Tomo la decisión de ir hacer una visita en la tienda de Urahara, una vez allí no tuvo mas remedio que explicarle lo sucedido mas o menos y entonces supo en que monstruo se había convertido, pero no tuvo mas remedio que aceptar su destino. Llego a saber que no era el único que era un vizard, entonces un día se planto donde se encontraba el resto de su gente y se identifico, la estancia con los demás de su raza le hizo mejorar y incluso aprendió a dominar ese hollow interior.

En el resto de su vida el odio que se había formado en su corazón se mantuvo vivo durante el resto de los años, jamás olvidara que su propia amada le hubiese traicionado de aquella manera y ese recuerdo quedara grabado en su mente, viviendo con un oscuro sentimiento en su corazón para el resto de su vida.

El Rencuentro

Durante todo este tiempo las pesadillas lo atormentaron cada noche, recordandole ese fatidico día y ese odió que nacio en su interior fue consumiendo sus emociones hasta el punto de no sentir nada. Un dolor que guardo en lo mas hondo de su corazón, el estigma que yace en su pectoral le  recordaba la traicion que sufrio en el pasado por la mujer que llego amar. Se encontraba regresando rumbo hacia el almacen donde estaba su gente, una silueta surgio y cuando sus ojos pudieron discernir de quien se traba alli estaba, Mei la mujer que lo asesino y traiciono.

El mar que habia en los ojos del hombre, pronto comenzo a oscurecerse invadiendole las tinieblas oscureciendo su mirada y reflejando el odio que sentia hacia aquella mujer. Pronto sus miradas se encontraron, una seriedad quedo prendado en su rostro mientras que la sorpresa se manifesto en los ojos de Mei. Un breve intercambio de palabras surgieron entre ambos, haciendole creer que el único culpable fue el. Pronto el estallido de una batalla se inicio, escuchandose sonido de los aceros chocando entre si. Justo cuando la batalla se decanto al favor del vizard, suplico clemencia y en la mirada del hombre tan solo habia odio hacia la mujer que destrozo su vida. La esfera se encontraba en la palma de su mano, tan solo con pronunciar unas palabras la energía se proyectaria hacia el foco de su odio. Pero en su mente de pronto estallo una batalla mental, reconociendo dos voces una se trataba de una voz que aportaba sabiduria. La otra únicamente estaba consumida por el odio, incitandolo a que llevase a cabo su cometido, se trataba del hollow interior y la otra su fiel zampalutoh Nanatsuya.

Todavia no era el momento, entonces el brazo del vizard se bajo y unas palabras enpañadas de lagrimas surgieron en el rostro de Mei diciendo que lo sentia y de pronto libero una señal de riatsu. Aquello lo dejo extrañado y cuando se percato que su cuerpo fue cayendo hacia el suelo. Justamente su cabeza iba dirigida a un asfalto, lo normal sería que se mantuviese quieto esperando ver su final. Pero sin embargo aparecio abajo deteniendo su caida, la sostuvo entre sus brazos y por una extraña razón al tenerla sujeta noto una gran calidez en su corazón dañado. De nuevo no comprendió aquella reacción en su cuerpo, ignoro ese hecho dejandola en el suelo.

-No puedo olvidar tu traición Mei, volveremos a encontrarnos pronto y acabare lo que empezamos.

Tras aquellas ultimas palabras se elevo en los cielos mediante un salto, viendo como quedaba atras el cuerpo caido de la mujer. No tardarian demasiado en llegar la ayuda, para entonces ya estaria a salvo y el ya no se encontraria en el lugar, regresando a la base vizard.


Máscara:

Imagen de tu pj: Lucifer Sakuya Kira

"La ley hay que cumplirla y quien no la cumpla morirá"
avatar
Sedric
Admin

Mensajes : 65
Puntos : 1006
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Sedric, Maestro de Armas

Mensaje por Ahnshaykhan el Vie Abr 10, 2015 5:29 am

avatar
Ahnshaykhan

Mensajes : 34
Puntos : 954
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.