Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Sáb Mar 05, 2016 4:22 pm.

Matando el hastío [2ª Espada]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Matando el hastío [2ª Espada]

Mensaje por Evxrash Kuberskraw el Lun Abr 20, 2015 1:43 am

La luna se imponía una vez más en mitad del cielo nocturno del infinito desierto donde los hollow estaban relegados a matarse los unos a los otros en pos de saciar su infinita e inagotable hambre. Los fríos vientos de la noche azotaban los muros del palacio del Rey de reyes, llegando algunas veces a encontrar el hueco del enorme ventanal situado tras el trono dorado. El cabello del rey fue mecido por el viento, el cual acarició su rostro suavemente para luego encontrar paz ayudado por la gravedad para mantenerse ya quiero al lado de su mandíbula inferior.

Hoy el rey miraba melancólico el firmamento sin estrellas. Plano. Sencillo. Sobrio. Aburrido. El mundo de los Hollow, su reino, era un mundo inmutable, permanente en el tiempo que no conocía nada más que la más completa de las penumbras. Nunca cambiaba, siempre exactamente igual. Se aburría de mirar por su ventana y ver siempre lo mismo, como si el mundo entero fuese solo un decorado de cartón piedra que nunca retiraban del escenario. El hastío de incontables años ya, de cerca de cinco siglos, empezaba a ser demasiado poderoso para él. Empezaba a ser un veneno mucho más mortífero y letal que cualquier otro con el que hubiesen muerto los grandes señores de sus tiempos.

Este veneno, no obstante, tenía una forma muy simple de ser borrado de su cuerpo, de su sangre, de su alma. Se sentó de nuevo en ese magnífico trono dorado dejando que las piezas metálicas que adornaban su cuerpo chocasen unas con otras y también con el asiento de precioso metal. Hizo un gesto, el sirviente apareció y se arrodilló con la vista puesta en el suelo. Él era un ser superior, una semidivinidad a la cual sus más bajos lacayos no tenían permitido mirar si es que deseaban seguir con vida.


- Tráeme a la Espada 2ª. Ahora mismo.
avatar
Evxrash Kuberskraw

Mensajes : 18
Puntos : 758
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matando el hastío [2ª Espada]

Mensaje por Ruzhel el Sáb Abr 25, 2015 7:50 pm

El sirviente de Evxrash camina por los pasillos oscuros y largos de la bastión de las noches, hasta llegar a las grandes puertas de los aposentos del 2º Espada. Cuando el sirviente se acerca a la puerta, la golpea varias veces con su nudillo con suavidad, pero no hay respuesta detrás de sus puertas, por lo que el sirviente se toma la libertad de abrir sus puertas. Una vez dentro camina unos pasos delante observando su alrededor, una sala oscura con poca iluminación que proyecta la luna a través de sus ventanas pequeñas, rodeado de estanterías con libros ordenados, una mesa con sillas en el centro y algunos el libros en ella, en el fondo se ve un sillón mirando a una de las ventanas, al lado del sillón hay una montaña de libros. El sirviente al quedarse observando esa parte de los aposentos, ve como un libro sale despedido del sillón para caer junto con la montañas de libros y con valentía se dirige al sillón preguntando por el espada, por lo que de repente un silencio gobierna los aposentos hasta que se oye la voz del espada.

- Quien te ha dado el derecho a entrar en mis aposentos sin mi permiso, ¿acaso no sabes llamar bien a la puerta? dijo con un tono serio y tranquilo

Con un pequeño nudo en la garganta, el sirviente da unos cuantos pasos mas adelante dirigiéndose al espada e informándole de que Evxrash desea que se presente en su trono, por lo que suena el eco del cierre de un libro detrás del sillón, volviendo a gobernar el silencio.

- Bien… antes de que te vayas, quiero pedirte un favor, acércate aquí dijo con tranquilidad

El sirviente siente como un pequeño escalofrió al oír la orden del 2º espada, por lo que obedece acercándose hasta el sillón. Desde fuera de los aposentos, el sirviente sale despedido en el aire y gritando de dolor de los aposentos del espada, cayendo al suelo de espalda y quedándose en el suelo, en la entrada de los aposentos sale Ruzhel caminando y cerrando las puertas, para luego comenzar a caminar por el pasillo sin poder ver su rostro por la sombra que da su capucha blanca, cuando pasa al lado del sirviente aterrorizado, se para por unos momentos y se dirige a él.

- Si vuelve a repetirse de nuevo, no solo saldrás volando y… muerto dijo con tono amenazante a la vez que podía ver el brillo de sus ojos verde claro, mirándole fijamente

Continúa caminando por el pasillo dejando atrás al sirviente. Cuando llega a las puertas del trono donde Evxrash le espera, abre sus puertas y procediendo a entrar, donde puede ver a Evxrash sentado en su trono dorado, caminando hasta él en silencio donde todavía no se le puede ver el rostro por la capucha, pero por la luz se podía ver la barbilla y un lado de ella una parte de la cicatriz. Al llegar hasta él y manteniendo unas distancias prudenciales, se dirige a él con respeto.

- ¿Queríais verme señor? dijo con un tono tranquilo y serio

Ruzhel

Mensajes : 4
Puntos : 734
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matando el hastío [2ª Espada]

Mensaje por Evxrash Kuberskraw el Sáb Abr 25, 2015 10:33 pm

- Segunda -Fue lo único que salió de la boca del eterno gobernante a la llegada del hombre que ostentaba el segundo de los puestos de sus lugartenientes. La segunda espada. La en, apariencias, la segunda más poderosa de todas cuanto el Rey del desierto nocturno puede blandir en combate contra sus enemigos. Aquel apelativo, aquel rango, era como reconoció la existencia del hombre en sus aposentos y como llamaba a sus subordinados directos, los únicos que tenían permiso para poder hablar y estar ante su presencia. Aquellos diez que él mismo había reclutado y nombrado en persona.

Se giró y dejó el ventanal a su espalda. Las violáceas túnicas ahora no escondían tanto de su cuerpo como siempre lo hacían, dejando entreverse algunas partes de su armadura de oro negro pulcro. Toda la armadura parecía ser más bien una especie de ropaje típico de un noble gótico con detalles metálicos demasiado recargados. Metal negro que chocaba con metal negro a cada paso que daba, tela negra que acariciaba la violácea que lo adornaba como si un senador del antiguo imperio romano fuese. Gráciles pasos que, en el silencio de la sala, sonaban silentes pero poderosos. Pura y divina majestuosidad que acompañaba al perfecto ser allá dónde fuese. Pasos que, conforme los iba dando, hacía que las escaleras que lo situaban por encima de todos los seres inferiores descendiesen como si un mecanismo lo hiciese para no obligarlo a la molestia de tener que bajar él mismo las escaleras.


- Por supuesto. Toma asiento, segunda. Pongámonos cómodos para nuestra conversación-dijo el enorme y magnífico ser para luego girar hacia la izquierda para sentarse en una especie de butaca también dorada acompañada con cojines rojos. Frente a esto, una mesa de madera color caoba y una silla un poco más modesta también de madera adornada con cuero negro y pieles de algún animal con pelaje blanquecino. Sería el asiento para los invitados a su mesa, claramente de un lujo muy inferior al del asiento del amo de toda la creación, pero sin duda había puesto atención en que sus invitados se sintiesen cómodos. Otro de sus muchos trucos para embelesar y engatusar a los que quería demostrar su supremacía.

Adoptaría pues una postura relajada y despreocupada, denotando que la conversación no iba a ser nada extraña o pudiese llegar a suponer ningún tipo de peligro para el hombre. Completamente tranquilo, tomó la botella claramente de vino que estaba reposada en la superficie de la mesa y se echó una copa de este líquido carmesí para luego quedarse tranquilo en su asiento. No habló, no dijo nada, apenas preguntó. Quería saborear un poco en sus labios el miedo del ser que estaba ante su presencia. Quería deleitarse con la respuesta que el hombre fuese a dar al estímulo al que estaba siendo sometido.
Postura de Ev.:
avatar
Evxrash Kuberskraw

Mensajes : 18
Puntos : 758
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matando el hastío [2ª Espada]

Mensaje por Ruzhel el Dom Mayo 17, 2015 2:41 am

Después de dirigirse a su amo nada más llegar, un silencio invadía la sala y el propio Evxrash levanta de su trono de oro y procede a bajar por las escaleras de una forma tan elegante que parecía que las escaleras le baja sin que él ni siquiera hiciera el esfuerzo de moverse por ellas, al llegar hasta abajo, le invita a tomar asiento en unas especies de butacas con cojines rojos en el lado izquierdo del trono, donde ve que Evxrash toma asiento en una de ellas de una forma cómoda.

- Como ordenes dijo con un tono fino y tranquilo

Ruzhel tomando sus palabras, se acerca y toma asiento también en la otra butaca, posando sus brazos en sus piernas y sus zarpas en sus rodillas, su espalda un poco inclinada hacia abajo y su cabeza también, o eso parecía verse, ya que con su capucha ocultando tanto su cabeza como su rostro por las sombra que proyecta, no podía verse si realmente tiene la cabeza inclinando hacia abajo o le estaría mirándole fijamente.

Los dos permanecían en silencio, solo que Evxrash  toma una botella de vino y se sirve en una copa a la vez que lo sujeta entre sus dedos de una forma noble, mientras que Ruzhel permanecía inmóvil en la misma postura desde que se sentó en la butaca, solo que esta vez  da la sensación de que realmente le observa detrás de su capucha, esperando a un dialogo, orden o acción de su amo.

Ruzhel

Mensajes : 4
Puntos : 734
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matando el hastío [2ª Espada]

Mensaje por Evxrash Kuberskraw el Lun Jun 08, 2015 1:51 am

El gran señor de los arrancar se quedó con la mirada fija en la espada que no hizo más que obedecer las indicaciones previas inmediatamente y se dirigió sin ningún tipo de emoción hacia el asiento para colocarse en el. Frío, impasible, sin mostrar nada que pudiese delatar las emociones escondidas en su corazón... Así se portó el hombre que llevaba tatuado el número 2, el 2º arrancar más poderoso de cuantos se habían unido a su causa. Al menos en apariencia. Realmente Ev estaba treméndamente decepcionado con la falta de expresividad de su esclavo. Él adoraba ver a los demás temerosos ante su presencia, inseguros de cómo dirigirse a él o sin saber cómo reaccionar para no incurrir en su ira. Que fuese así solo podía deberse a dos cosas: estaba vacío por dentro, o bien tenía tanto miedo que se había puesto una máscara encima para que él no lo notase.

Deseando desde lo más recóndito de su ser que fuese la segunda opción, pegó un sorbo a su copa para disimular su maquiavélica sonrisa. Solo había una cosa que adoraba más que ver en la más profunda desesperación a alguien, y eso era desentrañar todos los secretos de alguien que actuase tan frío como él para luego cambiarlo y llevarlo a ese estado mental tan extremo de tal manera que quisiese incluso suicidarse de inmediato para acabar con la agonía con la que vivía.


- Bien, Ruzhel. Te he llamado para poder conocerte mejor. Me gusta saber a quiénes comando a la batalla. Empecemos por tu pasado. Cuéntamelo todo.
avatar
Evxrash Kuberskraw

Mensajes : 18
Puntos : 758
Fecha de inscripción : 11/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matando el hastío [2ª Espada]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.