Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ahnshaykhan

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Sáb Mar 05, 2016 4:22 pm.

El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Sedric el Mar Jun 09, 2015 3:03 am

La guerra por fin había terminado, el rencor que hubo en el pasado desapareció. Tan solo se haya la paz y la tranquilidad en la sociedad de almas. Se habían presentado bastantes acontecimientos, girando en torno a la pareja y ambos sufrieron en el desastroso evento. De nuevo tuvo que mirar a la muerte a los ojos, aunque esta vez su verdugo podría haber sido la comandante singani. Pero la esperanza hizo que la luz brillase tanto que hizo que la oscuridad que había en el corazón y la visión de la mujer se desvaneciese para ver la realidad.

Los pasos lo llevaron hasta el lugar donde pensó en un momento ir con ella cuando todo acabase, sin embargo tuvo que hacer frente al oscuro pasado de ambos. Donde el espíritu de la zampakutoh guardo el odio que le tenía hacia él. Por un accidente que ocurrió en el pasado, sin embargo reflexiono e hizo que la contienda terminase por fin. Desde su posición y sosteniendo a la mujer entre sus brazos todavía inconsciente, el gran árbol que hay frente a sus ojos el que tan buenos recuerdos le trae de su adolescencia y el inicio de todo.

La recostó su cabeza contra la corteza del árbol, una vez la acomodo se sentó a su lado apoyando esta vez la cabeza sobre su pectoral. Cubriéndola con su brazo y mirando hacia el cielo viendo la luz del sol filtrándose entre los arbustos y viendo la claridad. El viento movió unas pocas hojas haciendo que cayesen con lentitud, desprendiéndose de las ramas y quedando el suelo repleto de hojas.

Su mano se deslizo por el rostro de la singani acariciándola, descendiendo su mano hasta llegar a sus dorados cabellos y pronto deslizar la mano por toda su espalda hasta llegar a la cintura. En su despertar conociéndola se pondría nerviosa e incluso quizás tuviese miedo dado que recordaría el suceso. Extendería la mano haciendo que retomase su posición y soltando un sonido a través de sus labios, pidiendo que guardase silencio por unos momentos y después volvería su mirada hacia ella.

-Quedaba un capitulo por cerrar, supe desde la primera vez que hable contigo que algo sucedía. Me refiero cuando tu poder aumentaba, quizás si me hubiese dado cuenta antes hubiese evitado que llorases de nuevo.

La mira a los ojos fijamente mostrando una expresión de tranquilidad, como si lo sucedido hace unos momentos no le diese demasiada importancia. De nuevo su mano se depositó sobre su rostro, apartando las lágrimas si es que hubiesen de nuevo, sino simplemente le acariciaría la mejilla.

-Trate de detenerte queriendo hacerte recapacitar, sin embargo tome una decisión y es que yo no iba a matarte. No puedes pedirme que haga algo como eso Mei, porque si has de morir me reuniré contigo. Nada ni nadie me separara de ti, incluso si he de desafiar a los mismos dioses de la muerte.

Su mano llego hasta su hombro cogiendo la mano de ella, para entrelazar sus dedos sosteniéndola para que sintiese la firmeza con la que hablaba. La hizo que se echase sobre el para terminar abrazando su cuerpo con fuerza cerrando sus ojos, queriendo sentir la proximidad de ella.

-Te conozco muy bien Mei, no hace falta que me digas. Eso no cambiara lo que siento por ti, sigo queriéndote desde que me declare a ti debajo de este árbol. Ya sé que te será difícil olvidar este suceso, pero conozco un remedio infalible para ello.

Aguardo silencio mirándola a los ojos y espero a que le preguntase. Una vez lo hiciese dejaría ver una sonrisa en sus labios, para acabar aproximándose a su rostro y besar sus labios con ternura colocando sus brazos en su cintura rodeándola y queriendo profundizar aquel beso embriagado de pasión y estaría unos minutos manteniendo el beso hasta que se separarían para mirarse a los ojos y con una sonrisa en sus labios.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:
avatar
Sedric
Lider Vizard

Mensajes : 66
Puntos : 1117
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Mei Fang el Sáb Oct 17, 2015 1:33 pm

¿Cuál es la inquietud de una persona, sino su futuro? ¿cuál su preocupación, más que su honra? ¿qué le restaba ahora...?
Mei Fang lo había logrado, ¿pero a qué precio?. Su poder había excedido los límites de cuantos shinigamis podían imaginar: aquella Comandante joven e inexperta; aquella mujer que, más que imponer respeto, inspiraba temor y dudas... lo había hecho, había defendido la Sociedad de Almas con éxito, acabando con más de la mitad del ejército enemigo, los quincy, segando la existencia de su lider tras una batalla de absurdas proporciones. ¿Pero mereció la pena...?
¿cuál sería su inquietud ahora, cuál el motivo de su existencia? sin duda ya había escrito su nombre en el recordar del tiempo, su honor ahora limpio y... su vida personal, destrozada, hecha pedazos.

No podría llegar a mirarle a los ojos nuevamente, no podría tras lo que había hecho, tras una traición de ese tamaño. La mujer de cabellos dorados apenas estaba descansando ni si quiera en el sueño, y no eran las múltiples heridas físicas que había sufrido lo que inspiraba sus pesadillas, sino el pensar en cómo sería su vida ahora sin él, otra vez.
Su despertar llegó de pronto, alterada, su respiración evidenciando que las cosas no iban bien. Su mirada buscó respuestas de dónde estaba, hasta encontrarse con el vizard.
-..Sedric.. no, yo no-...
Seguía siendo incapaz de mirarlo, sus ojos de color aguamarina desviaron la mirada, nerviosa, entre titubeos. Fué la expresión de él, sus palabras y la calidez de su mano lo que la hicieron callar.
No podía responderle, estaba sofocada, sólo comenzó a calmarse cuando sintió ese abrazo... ¿estaba siendo perdonada? ¿merecía el perdón? así que todo acabaría bien...
Lo escuchó una vez más, apenas creyendo lo que sus sentidos le transmitían, todavía no asimilaba el hecho de que todo acabase bien, que abandonase las preocupaciones por una vez. Que merecería la pena vivir... lo observó sin responder a lo que él decía, estaba algo conmocionada, entonces llegó el beso. Un beso largo, sincero, que expresaba el amor que todavía se tenían con aquel toque pasional, que la haría despertar de la pesadilla finalmente para hacerla sentirse afortunada.

Soltó un suspiro, largo y ya mucho más calmada tras el beso, mirándolo hasta que se echaría sobre él nuevamente, cerrando los ojos y expresándose con ternura y acompañada de una sonrisa llena de paz.
-Te quiero.. Sedric..
Tras soltarlo y quedarse por fin calmada, cedió al sueño, esta vez un sueño dulce que la ayudaría a descansar de verdad. Y es que necesitaba en serio un buen descanso, ya había perdido una peligrosa cantidad de sangre aquel día, estaba algo deshidratada y necesitaría reposo. Pero... mereció la pena.

_________________

Sedric y Mei:
avatar
Mei Fang
Capitana Comandante

Mensajes : 45
Puntos : 1034
Fecha de inscripción : 13/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Sedric el Vie Oct 23, 2015 11:56 pm

Durante el beso pudo notar por unos momentos los nervios en el cuerpo de la mujer, sin embargo conforme mantenían unidos sus labios. Noto como empezaba a relajarse llegando a calmarse, la tensión que se apodero de su cuerpo pronto se desvaneció. Haciendo resurgir la pasión en aquel beso, por un momento notaria temor en su cuerpo. Aunque este se desvanecería al percibir el amor que siente por ella, ya que no albergaba ningún rencor hacia ella porque seguía queriéndola pese a todo lo ocurrido.

Sus lágrimas demostraron suficiente el arrepentimiento y ahora lo que más deseaba era que dejase de llorar. Tan solo ver la sonrisa en su rostro y aquel bello sonrojo en sus mejillas tímida pero a la vez feliz. Cuando sus labios se separasen la miraría a los ojos dejando escapar un suspiro en sus labios y dedicándole una agradable sonrisa. De pronto vería como se abalanza sobre el quedándose debajo de su cuerpo, pudiendo ver como cerraba los ojos con una sonrisa en el rostro de la mujer.
Colocaría su mano sobre su larga cabellera rubia y la acariciaría con suavidad, recostando su espalda contra el tronco del árbol. Y al escuchar sus palabras, su mano iría a su rostro acariciándolo con la yema de sus dedos y pronto el cansancio se apoderaría del cuerpo de la mujer. No diría absolutamente nada durante unos minutos, incluso cerraría sus ojos para dejarse llevar por el cansancio antes de volver abrir los ojos y mirar entre las ramas de aquel majestuoso árbol.
-Quería volver a este lugar contigo. No podía irme sin poder verlo una vez más. Porque este lugar es parte de nuestra vida. Nuestro pasado, presente y un paso hacia un futuro prometedor para ambos. ¿Recuerdas lo que te dije en el mundo humano?
Pregunto colocando la mano en su rostro ayudando a despertarla, quizás ahora mismo no supiese a lo que estuviese refiriéndose. Y sobre todo aún menos en el estado que se encontraba, sin embargo lo que diría seguramente la aria recordar.
-La primera vez.
Dijo mirándola desde su posición, entonces una sonrisa se manifestó en sus labios. No solo por el hecho de recordar su primera experiencia, sino también por la evidente rojez que pronto se aria presente en las mejillas de su pareja.
-Dije que me hubiese gustado que hubiese sido aquí, ya que este es nuestro lugar especial. Sin embargo buscamos un sustituto, dado que yo no puedo venir aquí. Tu sí que puedes Mei-chan, cada vez que voy a ese bosque me recuesto en ese árbol y pienso en ti. Quizás suene precipitado..
Comento con una leve sonrisa en sus labios, quizás en otro momento hubiese sentido algo de vergüenza. Sin embargo era algo que hace tiempo que se planteó en dejar de lado, así que la miraría fijamente a los ojos y con gran determinación, incluso vería por un instante un poco de seriedad en su expresión.
-Quiero tomarte aquí y ahora. Para que me recuerdes, cada vez que vengas a relajarte. Dado que se lo difícil que a veces te resulta venir al mundo humano, otras veces porque trabajas demasiado. Pero sin embargo, quiero hacer lo que no pude en ese momento. Convertir este lugar en un sitio más especial de lo que ya es.
Aquello quizás la tomase por sorpresa y era probable que la dejase sin palabras unos instantes, colocaría una mano en su hombro y la apoyaría contra el tronco del árbol. Colocando su pierna derecha a un lado, acabando por apoyar las piernas a los lados. Se acercaría a su oído, para que sus palabras se escuchasen en susurros.
-Quiero entregarme en cuerpo y alma nuestro amor, para sellar con fuego este lugar y tener un recuerdo inolvidable.
La miraría fijamente a los ojos para entregarle una sonrisa a su amada, estaba hablando en serio y es lo que más deseaba en ese momento. Quizás fuese un momento inesperado, pero ella sabe que es cierto. Y pese a su proposición tan directa, únicamente lo que quería era llevarse ese momento antes de marchar de vuelta al mundo humano. Ya que como bien sabe le cuesta poder encontrar una vía para verse ambos, sin embargo también conoce lo paciente que es y aunque a veces la riñe un poco por ser tan dedicada al trabajo luego termina queriendo aprovechar al máximo el tiempo en el que están juntos.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:
avatar
Sedric
Lider Vizard

Mensajes : 66
Puntos : 1117
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Mei Fang el Sáb Nov 07, 2015 5:53 pm

Los ojos se abrían con parsimonia, ansiosos de descanso. Sólo cuando una caricia en su rostro animó a despertarla, hizo lo propio, dedicándole la mirada a su amado... ahora entendía a qué se refería, la shinigami tragó saliva asintiendo al tiempo que una tenue sonrojez tomaba sus pómulos.
-Este árbol guarda muchos secretos, y los recuerdos son hojas perennes.
Afirmó cerrando los ojos nuevamente, apoyando la cabeza con suavidad sobre el cuerpo del vizard y dejando asomar una leve sonrisa.

La determinación y la sorpresa llegaron con una abrupta y firme frase, que la hicieron abrir los ojos incrédula y escucharle sin interrumpirle. En realidad no sabía ni cómo responderle, incluso balbuceó ligeramente en el momento que el hombre la arrinconaba contra el grueso tallo del árbol y casi la privaba de más opciones. En realidad, ella no se negaría, de hecho la propuesta había logrado encender la flama de la pasión en su interior y estaría dispuesta a ser tomada en ese momento, allí y ahora, por su amado. Se tomó unos segundos para inspirar aire y, así, tratar de calmarse y transmitirle su deseo.
-Yo... también quiero, Sedric.. hazlo. Te deseo...
Su mirada se tornó en una de cariño, estaba dispuesta a hacer ese lugar un sitio más especial de lo que ya era.
Ladeó ligeramente la cabeza, evidenciando su nerviosismo y rubor, dejándole ver a él la diminuta cremallera que servía para, al bajarla hasta la altura de su cintura, abrir el traje para su retirada.

_________________

Sedric y Mei:
avatar
Mei Fang
Capitana Comandante

Mensajes : 45
Puntos : 1034
Fecha de inscripción : 13/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Sedric el Lun Nov 23, 2015 2:19 pm

Las palabras que dicto venían de lo más profundo de su corazón, cada vez que la miraba a los ojos no podía evitar que en su pecho creciese un intenso ardor cuando estaba cerca de ella. Pese al dolor ocasionado anteriormente, tanto verbal como físico no le guardaba rencor, ya que solo tenía que mirarla a los ojos para ver su alma y saber que lo único que siente el uno por el otro es un amor colosal. Siempre que la mira se pierde en el laberinto de sus ojos celeste, una pureza sin igual a excepción de él. Pero con el tiempo todo lo negativo que pensaba sobre el mismo se desvaneció, no podía ser engullido por el abismo ya que su amada era su luz de esperanza que lo guiaba a través de la oscuridad de este mundo.


Poso la mano sobre su rostro acariciándolo a la vez que recorría con sus dedos su suave piel, quizás notase por un instante un tacto frió ante el leve roce de sus yemas. Aunque en sus ojos se reflejaba el cariño que le tiene, acompañado de una cálida sonrisa en sus labios.


-Mi amor por ti es eterno Mei-chan. Y quiero que sepas que voy hacer que seas feliz, porque eres lo que más amo en este mundo.


Tras decir aquellas palabras dejo ver una nueva sonrisa en sus labios, antes de aproximarse a su rostro para fundirse en un apasionado beso y notar la respiración acelerada de ambos. La flama de la pasión se encendió y el amor que sentían entre ambos era mutuo. Observo como tenía a su alcance la cremallera que abría el traje de shinigami, deposito la mano sobre está abriéndolo suavemente escuchando el sonido de la cremallera al bajar. 


+18:
Al descubrir su cuerpo observo aquellos firmes, hermosos y dotados pechos de su pareja, extrañamente sentía la necesidad de querer tomarlos y sin duda alguna los atrapo entre sus manos. En un principio fue un tanto brusco, sin embargo pronto seria más suave con ellos. Únicamente quería hacerla sentirse bien y bajaría de nuevo a sus labios para besarla y descendería sus labios por su cuello dejando un suave mordisco ahí. Desde esa posición empezaría a bajar hasta llegar a sus voluminosos senos, donde dejaría un pequeño beso y un leve mordisco indoloro. Después se separaría de su cuerpo para abrirse la chaqueta, retirándola hacia atrás y mostrando su musculado torso con alguna herida de batalla, la mayoría eran pequeñas sombras a causa de las descargas eléctricas que le produjo su pareja en aquella batalla.
 
Pese a ello el hombre seguía mirándola con cariño, haciendo caso omiso a sus heridas de batalla y pronto retiraría de los hombros de ella su traje. La ayudaría a desnudarse y la recostaría sobre el tallo del árbol, una vez estuviera cómoda ella. El hombre se quitaría el pantalón, bajando la cremallera y junto con ello su ropa interior quedando de pie frente a ella. Pronto vería el aparato del hombre y se inclinaría de nuevo sobre ella besando de nuevo sus labios con cariño, mientras con su mano libre apretaría con suavidad uno de los pechos. Aunque tan solo para incrementar el deseo y la pasión de aquel amor que ambos sienten. Notaria pronto como su cuerpo se pegaría al de la mujer sintiendo su cercanía, un suave abrazo rodearía con su mano su costado y al separarse de sus labios la miraría de nuevo fijamente a los ojos y con un poco de corte aunque manteniendo una leve sonrisa en sus labios.
 
--Puedes acariciarme?
 
Le propuso mirando hacia abajo y cogiendo su mano para colocarlo sobre su miembro y esperar a notar sus caricias, desprendería un jadeo de sus labios al notar las caricias sobre  su tronco y la volvería a besar tan solo para prolongar aquella pasión durante unos segundos. Pronto el beso se volvería muy tierno, siendo esta la primera vez en este lugar tan especial quería que fuese recordado. Y una vez que estuviese ya endurecido, colocaría la punta sobre la entrada de su sexo acariciando sus finos labios antes de penetrarla hasta el fondo de una sola estocada. Se echaría sobre su cuerpo desnudo y comenzaría a embestirla con dureza, aunque podría ver como no dejaba de mirarla y permanecía la sonrisa en su rostro susurrando.
 
--Te amo Mei.
 
Dijo con un profundo sentimiento, viniendo desde su propia alma. Las acometidas se hicieron más intensas, podía sentir la carga de sus caderas, el peso de su cuerpo presionando el de la mujer. Fundiéndose en aquel momento en un abrazo bien unido, sintiendo entraba y salía de su interior. Notando la calidez de su cuerpo y el cariño que transmitía sus labios al besarla con pasión e incluso se atrevió a entre abrir sus labios para acariciar su lengua queriendo intensificar aquel deseo por ella. Pronto sentiría como es arrinconada contra el árbol embistiéndola y al separarse de sus labios. Durante un momento no le dio importancia a sus pequeñas cicatrices de batalla, ya que para él su amada tenía un cuerpo esplendido con sus dedos iría recorriendo con suavidad aquellas heridas acariciándolas con ternura. Detuvo por un momento sus placajes, volviendo acariciar sus pechos aunque esta vez con ambas manos y depositaria los dedos sobre sus pezones antes de enterrar su cabeza ahí y besarlos con sumo cariño antes de volver a mirarla a los ojos y sonreír levemente. Rodearía su nuca con su mano y aproximaría sus labios a los de ella para besarla, sintiendo la firmeza de su mano sujetando su nuca aunque sin ejercer demasiada presión tan solo la justa.
 
Al volver a mirarla a los ojos lo aria fijamente, dejando ver en su mirada que estaba decidido a convertir ese momento en algo inolvidable. Descendería sus manos rudas por el sinuoso cuerpo de la mujer acariciándola y atraparía entre sus manos los firmes glúteos para levantarla con su fuerza. Colocando el miembro justo en su entrada y penetrándola hasta el fondo de una sola estocada y se pegó al cuerpo de su amada fundiéndose ambos en un abrazo pasional. Notando como sus pechos quedaron presionados ante su tórax y notando que esta vez sus embestidas fueron más intensas, apoyando la espalda de la mujer contra el árbol y sintiendo la calidez que le transmitía su cuerpo.
 
--Ambos portamos nuestras cicatrices de batalla, sin embargo no me importa. Ya que no te hace menos atractiva, estoy acostumbrado a verlas en mi propio cuerpo. Tan solo procuremos no convertir nuestros cuerpos en una pizarra rallada.


Dijo entre susurros con una leve sonrisa en sus labios, no le molestaban ver alguna cicatriz en Mei ya que era una mujer hecha para la guerra y el hecho de tener cicatrices en la jerarquía de los guerreros se consideraba un trofeo. Pero ahora mismo la guerra había terminado y se encontraba poseyendo a su amada en el lugar donde pasaron gran parte de su vida. El mismo recuerdo hizo que se implicase más en darle placer a su pareja, haciendo que lo sintiese en su interior y jadearía entrecerrando sus ojos escapando su aliento y lo que le recordaba que todavía sigue vivo.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:
avatar
Sedric
Lider Vizard

Mensajes : 66
Puntos : 1117
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Mei Fang el Sáb Ene 09, 2016 5:38 pm

Pese a que la espina de la inquina había sido recién arrancada, y el daño pretérito de aquellos jóvenes escépticos había sido relegado a una absoluta nulidad, el grato cariño que la pareja se profesaba había creado un fuerte vínculo para el porvenir.
Un amor eterno, eran sus palabras... uno sincero, tanto como el que la shinigami guardaba para él. Asintió ante sus palabras y estuvo dispuesta a ofrecerse para su amado, desviando la mirada cuando escuchó el sonido de esa cremallera recorrar su bajada por el traje.

+18:
Los pechos se descubrieron como si hubiesen estado ligeramente oprimidos dentro de aquella tela, aunque no era así, el traje tenía una buena medida, pero el tamaño de estos seguía impresionando: sin duda había crecido como una mujer sorprendentemente dotada para lo inocente que era. Las caricias y besos sobre los mismos llegaron tras un corto apretón, algo brusco, pero que no desagradó a Mei en absoluto.
No sabría si fueron las manos de Sedric sobre sus senos, jugando con su feminidad, o la desnudez del mismo cuando retiró su ropa lo que la excitó sobremanera y encendió su deseo más carnal. El abrazo y los besos harían que ella misma se animase a cumplir con su parte, deslizando la mano por ese miembro y masajeándolo como mejor sabía.
-Es un merecido premio tras hacernos con la victoria...
Sonrió para si, en realidad era excitante el hacer el amor con su pareja tras haberse alzado victoriosos contra el enemigo. Movió el cuerpo y las piernas para sacarse ese traje azul completamente, descubriendo su piel y esas cicatrices que la identificaban como la guerrera que era. El ansiado momento en que la haría suya llegó, sonriendo para su amado y exclamando un ahogado gemido al sentir la penetración, profunda y abrupta, pero en sumo placentera.

Estaba siendo duro, el vizard había abandonado el sexo cuidadoso y suave para dedicarle una mayor pasión a la comandante... tal y como ella había querido. No podía ni expresar lo bien se sentía, los jadeos no paraban de surgir acompañados de gemidos de vez en cuando, en ocasiones mencionaba el nombre de Sedric con el ánimo de pedirle más y más.
-Te amo... ¡Sedric...!
Pudo decir mirándolo a los ojos justo antes de cerrarlos para besarle mientras sentía cómo la sujetaba, cómo embestía contra sus caderas.
Ella misma cerró sus piernas, esbeltas y bellas, en torno a su amado cuando este la alzó para profundizar en el interior de la shinigami.
-Sedric... más, haz.. haz todo lo que desees conmigo, sé tu el guerrero..
Le sonrió nuevamente, casi juguetona.
-Pronto nos casaremos...
Se abrazó a él, feliz, apoyando la cabeza sobre el hombro de este mientras continuaba gimiendo, víctima del placer y expuesta a todo lo que el vizard pensase para ella en ese arrebato de pasión.

_________________

Sedric y Mei:
avatar
Mei Fang
Capitana Comandante

Mensajes : 45
Puntos : 1034
Fecha de inscripción : 13/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Sedric el Sáb Ene 09, 2016 6:45 pm

+18:
Las embestidas del vizard impactaban contra el vientre de su amada, profesando el amor que sentía por ella. Sus manos duras atrapaban con firmeza las piernas de la mujer entregándose a la pasión del momento. Una leve sonrisa se formó en sus labios al escuchar sus palabras, aunque era cierto que habían logrado la victoria, aquello era tan solo un extra. Pues como dijo para el manifestar su amor sincero era el lugar que había deseado, pues aquí fue el inicio de su relación. Se podría decir que el árbol era como la representación del destino, pues hizo que ambos volviesen a reunirse después de haber transcurrido tantos años para manifestar algo más que un beso por aquel entonces.

Aquellas palabras de animó elevaban la moral del vizard, haciendo que su amor hacia ella se manifestase de forma más pasional. Incluso incitándole a que fuese más duro con ella, aunque también sabe que le gustaba que fuese así con ella. En medio de los jadeos y gemidos, junto a la unión de sus labios compartiendo el aliento de vida la miro a los ojos mientras sus cuerpos temblaban de expectación.

-Y yo a ti Mei-chan..

Se apresuró a decir volviendo a besar sus labios cerrando los ojos, sintiendo la fuerza de sus brazos sosteniendo junto a los movimientos de sus caderas contra su vientre. De nuevo una sonrisa escapo de sus labios, tras un pequeño jadeo y empezó a morder sus labios aunque de forma intensa sin hacerla daño.

-Está bien, prepárate pues tu guerrero va a empalarte..

Le respondió sonriendo divertido también, aunque fue un poco brusco con el comentario. Cuando escucho sus últimas, palabra se pudo vislumbrar en el rostro del hombre una sonrisa de agrado. Y en sus ojos podía verse ella reflejada, mantuvo la sonrisa y se acercó a sus labios para besarla abrazando con deseo su cuerpo y al separarse de sus labios.

-Y formaremos una familia juntos…

Le respondió contento, retomo su tarea haciendo ahora que las embestidas fuesen más profundas y pasionales, dedicándose en cuerpo y alma en complacer a la mujer. La volvió a poner debajo del árbol contra el tallo, donde empezó a embestirla con fuerza sabiendo que disfrutaba de su dureza. Aunque mientras lo hacía miraba a sus ojos fijamente con deseo, sintiendo que no tardaría en llegar, por lo que acelero el ritmo de las embestidas jadeando cada vez más y esta vez no se apartaría de ella.

-No puedo aguantar más ya viene.

Susurro cerca de su oído sin aminorar las embestidas, pudiendo notar ella como entraba hasta el fondo sosteniéndola entre sus brazos en el abrazo, la hizo que se girase hasta quedar sobre el sin dejar de moverse contra su interior y de pronto soltó un fuerte chillido de placer, una temblor recorrió por todo su cuerpo y haciendo que soltara toda descarga en su interior regalándole el fruto de su amor.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:
avatar
Sedric
Lider Vizard

Mensajes : 66
Puntos : 1117
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Mei Fang el Miér Feb 17, 2016 6:31 pm

+18:
Formar una familia... ¿quién lo diría? en aquel momento, la pasión y el placer nublaban sus pensamientos, no era demasiado consciente de la situación ni de lo que eso podría suponer, pero aún así... aún así no era mala idea. No sabía realmente si existía alguna norma que impidiese a una shinigami de su alta posición formar una familia, pero de ser así, se saltaría la norma: ¿quién iba a atreverse a juzgarla?

Los jadeos y gemidos se repetían al ritmo de las embestidas del vizard, de cómo le hacía el amor de una forma desenfrenada, lujuriosa.
-¡Si..! ¡Sigue, Sedric..!
Le estaba gustando el mismo hecho de que la dominase de aquella forma, que la tomase sin tapujos y la hiciese suya completamente. Tanto era así que ya estaba próxima al orgasmo.
No dijo nada cuando él dijo que también estaba en su límite, simplemente asintió dispuesta a ello, disfrutando del acto.

La movió de pronto colocándola encima y empujando contra su sexo, haciéndola chillar a la mujer en ese instante acompañada del orgasmo. Y él también alcanzaría el climax, llenando el interior de su dama con dicho fruto. Había llegado en el interior de Mei, lo cual significaba algo más que un placer y calor incrementados.
-¡Ahh..! ¡dentro, sí..!
Jadeó fascinada por la calidez y sensación de cómo su hombre se había corrido dentro de ella, y luego pensaría en lo que también podría suceder por ello.
-¿Crees qué...?
Tragó saliva mirándolo a los ojos, aún situada sobre él y penetrada, pero sonrió satisfecha sin preocuparse demasiado.
-Da igual, ahora... necesito descansar.
Se echó sobre él, acomodándose para por fin tomar un descanso: el sexo había logrado agotarla más de lo que ya estaba por las sucesivas batallas anteriores, y la pérdida de sangre contribuyó a que perdiese la consciencia más rápidamente.

Poco más tarde sería atendida por el escuadrón médico, necesitaría un buen descanso.

_________________

Sedric y Mei:
avatar
Mei Fang
Capitana Comandante

Mensajes : 45
Puntos : 1034
Fecha de inscripción : 13/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El principio del Fin: El Retorno de Debajo de Aquel Arbol.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.