Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Sáb Mar 05, 2016 4:22 pm.

Una Reunión Inesperada [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una Reunión Inesperada [Privado]

Mensaje por Sedric el Miér Feb 03, 2016 2:23 pm

El sol se manifestó en el horizonte iluminando los cielos con su haz de luz cegador. Pudiendo notarse un ambiente cálido en el exterior, ahí se encontraba el vizard sentado sobre el tejado del almacén observando la salida del sol. Disipando lentamente la oscuridad en la que estaba sumida la ciudad, por mediación del Yakuto un shinigami que se encargaba de explorar la zona asignada hizo que mandase un mensaje hacia la comandante del seretei. Extendiendo un sobre con una carta en su interior, junto con una expresión de seriedad dando a entender que era un asunto de importancia. Lo cierto es que no quería que fisgonease el sobre, todavía conservaba cierta desconfianza a los shinigamis, la única excepción era la comandante y  con el resto se mostraba sociable a la hora de tratar.

La hora de partir al punto de reunión se aproximaba y el mensaje enviado era simple. “Tenemos que hablar de un asunto importante, posiblemente tengamos que movilizar las facciones.” Considero que esas palabras escritas serían suficientes para que la comandante se decidiese por venir, opto por no aparecer en la sociedad de almas por temas de seguridad. Y evitar causarle problemas a su pareja, pese a que no se escondieron demasiado a la hora de expresar sus sentimientos en algunas ocasiones. Pero no era el momento de pensar lo que pudiesen pensar los demás, el informe que le trajo uno de sus compañeros Ruvik lo dejo inquieto y si unían fuerzas junto a sus congéneres seguramente lograrían llegar al fondo del asunto.
 
Desvió su mirada hacia su compañero mirándole con aquella expresión tan característica del vizard, aunque para sorpresa de este vería una leve sonrisa formándose en sus labios. ¿A que podría deberse? El asunto era serio, pero dentro de lo malo había algo positivo y es que podría ver a su pareja pese a la circunstancias que se encuentran.  Hizo un gesto con su cabeza dando a entender que procediesen avanzar, realizo un shumpo desplazándose hacia delante y viendo como dejaban atrás su hogar.

-Nos reuniremos con la comandante shinigami, tendrás que exponer lo que viste en aquel callejón. No escatimes en detalles ya que son nuestros aliados. A parte sabrás explicarlo tal y como lo viste.-

Le dijo dándole como recordatorio aquel encuentro fortuito con aquel ser que le describió, pese a sus conocimientos ara mismo no caía de que podría tratarse. Quizás si hubiese estado presente el asunto hubiese cambiado, pero quizás en esa reunión las respuestas surgiesen solas. El lugar de reunión era un edificio derruido,  se mantenían sus cimientos y dado que era un lugar abandonado pensó que era un lugar ideal para reunirse. Aquello lo hacía dada su desconfianza hacia el resto de shinigamis, únicamente cree en Mei aunque por otro lado si venía con alguien es porque deposita cierta confianza en su acompañante. Sin embargo tenía su propio criterio y capacidad de juzgar si alguien es merecedor de su confianza y dado que ella le dijera algo al respeto desconfiaba de cualquier shinigami. Era consciente de que la información que pudiese aportar pudiese llegar a oídos del Seretei quizás, sin embargo no le importaba ya que repartirse el trabajo no le parecía mala idea siempre y cuando no les ocasionase problemas a ellos.

Pese a su seriedad y dureza, se podía ver que una de sus virtudes es la templanza. Mantenía siempre el equilibrio entre los suyos y los shinigamis, pero de algo está seguro no se anda con tonterías si ve que el causante de los problemas es alguien ajeno a los suyos. Ya que conoce a sus camaradas, igual que puede replicar a un shinigami no dudara en hacerlo con un camarada si su conducta es inadecuada.

Se adentró al interior de la sala desolada, viendo tan solo montones de escombros. Espero de pie cruzándose de brazos a la llegada de Mei asomándose por la ventana mirando al exterior.

-Como hablamos en el almacén Ruvik, tendrás que contarle a la comandante lo que viste aquel día. Tendremos que conformarnos con la poca información que obtuviste en aquel encuentro fortuito, referente a su habilidad de combate. Me parece extraña, acero del interior de su cuerpo.

Dijo sin tan siquiera girar el rostro hacia su compañero, quedándose en ese momento pensativo hasta que en unos minutos notaria la presencia de dos. Tal como imagino, quizás fuese para que la vigilasen aunque eso le importaba poco y con una leve sonrisa en sus labios se giró hacia las dos mujeres. Para su sorpresa, vería que su acompañante era aquella shinigami de cabellos rosados y arqueo levemente una ceja al verla.

-Vaya… no me esperaba ver una cara conocida. Así que la capitana del doceavo escuadrón, bueno será mejor para nosotros.

Hasta donde recordaba, no se cortó en sus palabras cuando le dio aquel objeto el cual le permitiría visitar a su pareja pese a su uso limitado. De nuevo la sonrisa se apodero en sus labios, para después de asentir con la cabeza a la capitana miro hacia su pareja y mantuvo aquella expresión en su rostro.

-Me alegro de verte Mei. Hubiese preferido que el encuentro fuese en una circunstancia diferente, pero bueno ya abra tiempo. Y antes de empezar…

Dijo aproximándose hacia la comandante shinigami hasta quedarse frente a ella mirándola fijamente a los ojos, su brazo se extendió a su cintura atrapándola y echándola para delante. Plantando un beso en sus labios cerrando sus ojos, los presentes conocían su relación por lo que considero innecesario reprimirse. Al notar la calidez invadiendo su cuerpo, sintió un fuerte impulso de presionarla contra su cuerpo. Pero mantuvo la compostura dejándole un profundo y duradero beso en sus labios. Cuando se separase la miraría con una leve sonrisa dejándole un mensaje silencioso en sus labios a modo de susurro, el cual se sabría interpretar y dio unos pasos hacia atrás.

-Preséntate y exponles lo que viste.



Le comento a su camarada vizard, mientras se cruzaba de brazos mirando a los tres desde su posición aunque quedando cerca de el. Volviendo a mostrar aquella característica seriedad en el líder de los vizard, tenía que centrar ahora su mente en el asunto actual y apartar por un momento sus asuntos personales.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:
avatar
Sedric
Admin

Mensajes : 66
Puntos : 1065
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.