Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Sáb Mar 05, 2016 4:22 pm.

Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Mensaje por Sedric el Sáb Mayo 07, 2016 10:16 pm

Había pasado dos semanas desde aquel encuentro fortuito con la arrancar, estuvo reflexionando y asimilando todo en su mente. Como pensó en un principio creyó que podría ser alguna estratagema ruin de los arrancar, pero algo no encajo desde que estuvo analizándola; Su comportamiento y gestos. A lo largo de su vida se había topado con todo tipo de seres con comportamientos extraños, sin embargo el hecho de conociese con tanto detalle su pasado hasta el punto de narrarlo a la perfección fue lo que logro hacerlo que fuese más cauteloso a la hora de tomar una decisión equivocada. Dado que se hubiese mostrado de forma hostil con el vizard, este no dudaría en exterminarla en ese mismo instante.

Pero no fue el caso y ahora mismo estaba observando el cielo azulado, viendo el lento movimiento de las nubes desplazándose. Esperaba alcanzar las respuestas a las dudas que albergaba su mente, no tardaría en llegar Mei hasta su posición. Observo en la palma de su mano la moneda que le ofreció la capitana del doceavo escuadrón, aquel curioso chisme que le permitiría cruzar el otro lado del umbral hacia la sociedad de las almas. La guardo en el bolsillo de su chaqueta, mirando con seriedad al cielo y esperando con los brazos cruzados.

En lo más profundo de su alma, sentía cierto rencor por los miembros del doceavo escuadrón. No tan solo por el hecho de lo que llegaron hacerle a los suyos, sino que podrían llegar incluso a estar involucrados en el pasado que comparte con su amada. Pensar tan solo en ello, sentía cierta frustración y su instinto se despertaba. La parte hollow rugía salvaje y si no fuese por su autocontrol quizás hubiese tomado la consciencia del vizard y hubiese desatado el caos.

Cuando pensaba que todo había terminado por fin, un nuevo contratiempo aparecía impidiendo que pudiese relajarse. El enfrentamiento en el pasado a causa de un capitán receloso con la pareja, los arrancars, la sed de sangre de los quincy por querer exterminar a los shinigamis hasta el punto de aliarse con una raza enemiga a quienes ellos mismos dan muerte. Lo cierto es que resulta irónico incluso para el vizard, ya que está colaborando con la sociedad de las almas. Pero… sino fuese por ella seguramente los considerarían del mismo modo que ven a los hollows o simplemente demostrarían su superioridad racial dejándolos fuera de combate. La muerte sería tan solo decisión de quienes deseasen realmente la muerte.

Pero esa no era la cuestión a tratar en ese momento, todo se iría desvelando al fin después de tanto tiempo. Quizás el descubrir algunas cosas podrían llegar afectarle, pero como más de una vez ha dicho. No ha de perder la esperanza, si se deja consumir por la oscuridad entonces solo la locura despertara y si eso sucede de seguro que puede que todo acabe mal. Y el odio tan solo alimenta al monstruo que yace en su interior, ese ser es el que realmente desea sangre y almas. Pero sobretodo consumir su mente para auto proclamarse dueño de su mente, si tiene que enfrentar lo que tiene delante espera poder tener la fortaleza suficiente como para seguir en pie.

-“No lo consentiré… No dejare que destrocéis mis sueños. La esperanza será lo ultimó que pienso perder.”

Cerró los ojos sumergiéndose en sus pensamiento, apretando el puño de su mano y respirando con suavidad tratando de hallar a la calma. Una vez recupero la compostura volvió su mirada desafiante hacia los cielos como si tuviese el poder de derrotar a los mismísimos dioses, ni la luz ni la oscuridad lograran derrocarlo. Él es dueño de la oscuridad y piensa someterla bajo su dominio y utilizarla para alcanzar la gloria, lograr llegar a su meta, hacer que sus sueños se hagan realidad. Y quien intente ponerse en su camino sentirá su ira y lo condenara a una muerte dolorosa prologando su sufrimiento hasta expirar su último hálito de vida.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:

Sedric
Admin

Mensajes : 65
Puntos : 943
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Mensaje por Mei Fang el Mar Jun 07, 2016 5:50 pm

No hubo un estallido de reiatsu, ni si quiera una característica explosión de fuerza ni una ruptura de la barrera del sonido, elementos que suelen darse cada vez que la Sotaicho, la máxima fuerza del Gotei 13, realizaba su aparición en el mundo de los humanos. No, esta vez simplemente caminó entre los cielos disminuyendo su fuerza espiritual en todo lo posible, calma, sin prisa... sin alteraciones ni demostraciones de su inconmensurable fuerza. Después de todo, todavía debía sanar del todo sus heridas tras la ya pasada guerra y, además... tenía que cuidarse más que nunca: su vida ya no era la única que podía poner en riesgo, debía cuidar de alguien más ahora.

Había acudido a la llamda de aquel que era el único capaz de proporcionarle armonía y bienestar. El único al que todo le perdonaría, su amado prometido... tan solo habían pasado unas semanas y ya la añoraba, no podía separarse de ella ni por un momento. Sonrió pensando en ello, ella también lo echaba de menos. Un shunpo la dirigió, veloz, hacia el lugar donde el vizard se encontraba. A unos metros de él descendió a tierra, sin apartar la mirada de Sedric y dejando escapar una tenue sonrisa acompañada de su típica sonrojez.
-Sedric... ¿te has curado ya?

Se aproximó un poco, mostrando cierta preocupación por las posibles heridas que aquel último combate le hubiese provocado. Se tambaleó un momento, como mareada, logrando recuperar el equilibrio a tiempo.
-Veo... veo que tu si.
Carraspeó olvidando el tema de su tambaleo y náuseas, ¿se debía al estado actual en el que se encontraba? encinta... no se hacía todavía a la idea.
Lo observó, detenida a dos metros de él, como ligeramente nerviosa.
-Me has llamado. ¿Necesitabas... necesitas algo?
Se sentía extraña, era un encuentro de emociones y estados que la confundían; por una parte tenía ganas de acercarse más y abrazarlo, besarlo... por otro lado, se sentía extraña a su lado ahora mismo, no se atrevía todavía a decirle nada sobre el bebé, y además, no se acostumbraba a mostrarse tan cercana a él mientras el Gotei 13 podía vigilarla, aunque ahora no ocurriese nada malo debido a la muerte de los ancianos jueces: ya no la juzgarían por ello.
-Ya sabes, es que... tengo mucho trabajo, y... papeleo... no debería ausentarme mucho.

_________________

Sedric y Mei:

Mei Fang
Admin

Mensajes : 44
Puntos : 862
Fecha de inscripción : 13/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Mensaje por Sedric el Vie Jun 24, 2016 8:59 pm

Se encontraba situado en la azotea de un edificio de pie observando el cielo absorto en sus pensamientos mientras esperaba la llegada de su amada, queriendo tener su mente ordenada para cuando llegase. Aunque la situación pudiese llegar a ser tensa, debía mantener la compostura y esperando hallar a las respuestas a sus preguntas. Vislumbro en los cielos una silueta en la lejanía, se iba acercando hasta su posición. Cuando la luz dejo de cegarlo, vio que su amada ya había llegado esta descendió a unos metros de él. Pronto la sonrisa se vería reflejada en el rostro de Mei, acompañada de su típica rojez que era algo natural en ella.

Con los brazos cruzados sobre su pectoral la miraría dejando ver aquella seriedad característica en el vizard, pero al oír su nombre surgir de los labios de la mujer. Suavizaría la expresión de su rostro mostrando una sonrisa en sus labios, asintiendo con la cabeza a su pregunta.

-Estoy mucho mejor de mis heridas.

Al ver como se encamino en su búsqueda descruzo los brazos, justo en ese momento la vio tambalearse y eso lo hizo que avanzaría unos cuatro pasos hacia ella. Pero al ver que mantuvo la posición se detuvo mirándola, quedando a unos dos metros de separación entre ambos y suspiro avanzando hasta ella mirándola.

-¿Te encuentras bien Mei?

Una vez obtuviese la respuesta deseada, la guiaría hasta el bordillo donde tomarían asiento los dos haciendo que primero fuese ella y acabando por sentarse a su lado. Colocaría su mano en su brazo acariciándolo como signo de que se calmara, sin previo aviso la coloco sobre su pectoral dejando su mano en su espalda acariciándola con suavidad. Lo siguiente que escucho dejo escapar un leve suspiro.

-Lo sé, parece que mi papel de ser paciente y esperar a que podamos vernos sigue estando presente.
Quizás sus palabras pudiesen llegar a sonar irónicas, aunque más bien era una realidad y ya estaba acostumbrado de hecho lo raro sería que pudiese acapararla más de un día entero para él.

-Tendría que plantearme alguna forma de lograr que te quedaras más tiempo conmigo, quizás un secuestro o alguna forma de impedirte que pudieras marcharte o levantarte. Ya se me ocurrirá algo..

Dijo riendo suavemente queriendo suavizar la situación, para ambos ya que pronto surgiría la tensión en cuanto comenzase. Una vez se terminase las risas la miraría sentado y liberándola de su abrazo cercano separándose un poco, lo justo para mirarse a los ojos e iniciar una conversación.

-Lo que necesito es que estés tranquila. Ya que procederé hacerte unas preguntas y quiero que me lo cuentes todo. Comenzare por preguntarte lo siguiente: ¿Confías en mi Mei?

Dijo mirándola con seriedad y su respuesta sería algo muy importante para el vizard. Una sonrisa se asomaría en su rostro satisfecho, volvería acariciar su brazo tratando de calmarla. Retomaría de nuevo las preguntas una vez que se calmara, quizás surgiesen dudas ahora en su mente y el respondería a sus preguntas.

-Veras Mei. Llevo un tiempo planteándome varias dudas sobre lo que ha ido ocurriendo en el transcurso del tiempo que ha pasado desde que estamos juntos. Hemos superado todas las barreras y obstáculos que se nos han plantado en medio de nuestro camino, pasado por muchas penurias. Pero hay algo que me acecha y quiero descubrir que sucedió. ¿Qué es el experimento Totsuka? Y quienes son los responsables de dicho proyecto.

Ahí planto la primera pregunta, quizás ahora se pondría nerviosa y entonces cogió su mano sosteniéndola con firmeza, acariciándola con la yema de su dedo pulgar, mientras su otra mano acariciaría su hombro para que se calmara mirándola fijamente a los ojos.

-Te conozco, así que puedes estar tranquila yo estoy contigo. Solo te pido que respondas a mis preguntas y estés calmada, no estás sola tenlo presente esto. Ya no…

Esperaba que todas sus palabras pudiesen hacerla coger confianza en ella misma, hasta el punto de no plantearse siquiera un intento de escapar de la situación inventando una excusa de por medio pretendiendo huir. Recuerda cierta ocasión que le pregunto algo del pasado y se vio incapaz de responder poniéndose nerviosa, pero ahora sus lazos emocionales se volvieron fuertes y esperaba que juntos pudiesen sobrepasar ese obstáculo como muchos otros.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:

Sedric
Admin

Mensajes : 65
Puntos : 943
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Mensaje por Mei Fang el Mar Jul 26, 2016 8:42 pm

¿Que si se encontraba bien? pues... lo cierto es que si. Estaba contenta, se sentía feliz y tenía una buena salud. Pero seguía inquieta y preocupada, y sentía náuseas todavía.
La rubia fijó la mirada de sus ojos zafiro en el vizard, su amado, para después volver a desviarla hacia el suelo. Asintió con la cabeza un tanto dudosa, no creyéndose del todo su afirmación ni ella misma.
-Si.. si, estoy perfectamente. Algo mareada, sólo es eso.
Soltó un pequeño suspiro, más cercana a su prometido ahora.

Ambos tomaron aquel improvisado asiento que era el bordillo, cercano al suelo. Ella parecía algo nerviosa aún, no había motivo aparente, pero no estaba actuando con total naturalidad. Sin embargo, las caricias y el hecho de posicionarse tan cercana a él... a Sedric... aquella sensación sedosa parecía comenzar a cumplir su cometido, y a calmarla.
-Llegará el día en que encuentre un sucesor, y pase mi cargo como Comandante a otro shinigami. Pero ahora mismo no... mis capitanes no son fuertes, ninguno puede heredar el puesto por el momento.
Lo miró y soltó una ligera risa, más relajada sin duda.
-Un secuestro quizá funcionase. Aunque creo que no permitirías que viniesen a rescatarme.
Cerró los ojos apoyándose en él, quería permanecer así; ojalá pudiesen quedarse así más tiempo.
-Tengamos paciencia, Sedric. No voy a ser la protectora del Seireitei eternamente... alguien me sustituirá algún día. Pero mientras, es mi deber permanecer ahí.
Se mantuvo en esa posición, disfrutando del momento junto a su amado, de su cercanía y caricias.

Lo siguiente que dijo la hizo dudar un poco... ¿qué era lo que tenía que decirle? por supuesto que confiaba en él, eso estaba claro desde el principio.
-Claro que confío en ti, Sedric, eso ya lo sabes. ¿Qué.. qué ocurre?
Y la pregunta llegó... "¿Qué es el experimento Totsuka?" ¿por qué tuvo que preguntar eso? Mei abrió los ojos, sorprendida por la pregunta y claramente agitada ahora.
-¿¡Por qué!? ¿por qué tienes que preguntarme estas cosas?
Él trataba de calmarla, y con motivos, parecía que la rubia estaba a punto de marcharse.

Pero esta vez no. Esta vez no huyó, no trató de evadirlo... simplemente, suspiró y se quedó en el sitio, algo molesta. Sentía náuseas, y no le gustaba la situación, pero no quedaba más remedio.
-No me gusta tener que responderte a eso, pero si tanto quieres saberlo...
Se encogió de hombros, trató de tomar aire y calmarse.

Lo miró ahora, seria, dispuesta a empezar a contarle las cosas, por fin.
-...No lo se.
Una respuesta extraña... quizá no era la respuesta que él esperaba, pero era la verdad.
-No se qué es el experimento Totsuka, no se de donde ha salido la Totsuka, ni... ni se de dónde he salido yo. Lo primero que recuerdo sobre mi vida es un una luz cegadora, y un laboratorio. Ya estaba en la adolescencia, y poco después choqué contigo en la calle...
Tragó saliva y bajó la mirada, algo nerviosa.
-Ni si quiera estoy segura de llamarme Mei... no se ni quién soy.
Trató de normalizar su respiración unos momentos y, con la intención de calmarse, lo miró a los ojos.
-Se que soy tu amada. Y si para ti soy Mei... seré Mei por siempre. No tengo otro recuerdo.

Estaba más calmada, mucho más dispuesta a tratar el tema que en otros momentos.
-Pero aun así, quiero saber quién soy. Quiero saber qué fué de mi pasado, y por qué no recuerdo nada. Quiero saber qué fué el proyecto Totsuka... si sabes cualquier cosa, por favor, estoy preparada para escucharlo.
Lo miró con cierta seriedad, normalmente nunca hubiese querido indagar en el pasado, o en estas cuestiones... pero ahora, tras haber pasado tanto, tras haber descubierto tantas cosas... quería conocerse a sí misma. Estaba lista.

Mirándola de cerca al rostro, Sedric podría notar algo: su rostro era demasiado similar a aquella chica que había conocido hacía bien poco, la arrancar. Si el cabello de Mei se volviese plateado, y sus ojos carmesí como los de esa muchacha, serían completamente idénticas.

_________________

Sedric y Mei:

Mei Fang
Admin

Mensajes : 44
Puntos : 862
Fecha de inscripción : 13/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Mensaje por Sedric el Dom Jul 31, 2016 5:21 pm

La reacción que tuvo ante su pregunta fue la que esperaba, ya que anteriormente el mismo tuvo que evadirlo ya que la incomodaba, pero si era su pareja y confiaba en el como ella misma decía sabe que tiene que mantener la firmeza y afrontar la pregunta que acaba de formular. Incluso reconoció que no le gustaba y asintiendo la miro a los ojos.

-No puedes estar siempre huyendo de la realidad. Las respuestas son necesarias y espero que lo entiendas.

Quizás sus palabras sonasen contundentes, sus ojos la miraban fijamente y mostraba una gran calma. Su mano cogió la de su amada, queriendo transmitirle que estaban juntos en este acontecimiento.  Entonces presto atención a la espera de la respuesta, aquello hizo que arquease una ceja por un instante, sin embargo relajo la expresión de su rostro viéndose que estaba prestando toda su atención a Mei. Noto que en su explicación hubo un corte en el pasado, ya que el único recuerdo que tenia de su existencia fue aquel callejón e incluso reconoció estar en duda referente a ser quien el creía.

-¿Entonces es cierto?

Cuando se le vino la imagen de aquella arrancar en Mei, pudo incluso distorsionarse la imagen de esta cuando tuvieron el encuentro. Si el cabello fuese dorado y sus ojos azulados, pero respeto a la memoria es como si la hubiesen pegado un corte en el hilo de su vida, un fragmento arrancado, ya que cada una era una mitad. Para el vizard lo que importaba era el recuerdo de aquella niña que conoció en la infancia, no puede quitarse de su cabeza y su cabeza empezó a mezclarse imágenes y palabras en su mente. Pronto escucho una voz en su interior y una única palabra distinguible: Odio. Notaba como su flujo sanguíneo se calentaba, parecía magma no lo que estuviese recorriendo por sus venas y se notó en la expresión de su rostro que estaba muy serio. Pronto se vio en las cuencas de sus ojos como la negrura iba consumiéndolo, vislumbrando en su mente un flash cegador lineal.

Dejo escapar un fuerte suspiro, parpadeando y aplacando a su ira con su fuerza de voluntad cerrando los ojos, cuando los volvió abrir la oscuridad se desvanecía de su mirada. Quizás aquello hubiese asustado a su amada, dejo escapar un leve suspiro. Había escuchado todo lo que le dijo y el hecho de oír su voz fue lo que le hizo salir de su estado de cólera la cual estaba en la cima. La tensión de su cuerpo se fue relajando, aunque manteniéndolo pero con el suficiente autocontrol para no dañarla.

-Te miro y veo que eres Mei-chan y mi cuerpo también lo siente cuando estoy a tu lado.

Estiro el brazo rodeando su espalda, apoyando la mano tratando de calmarla y volviendo a mirarla a los ojos. El corazón reaccionaba y el niño que fue en aquel entonces permanece en su mente aquel nostálgico recuerdo. Solo había un inconveniente, no estaba presente en la memoria de ella. Pero si lo estaba en la de aquella arrancar. Todo esto tenía que ver con los crueles científicos de la sociedad de las almas, ya que la mayoría de veces hablaba del laboratorio aquello también fue parte de su vida.

Al parecer no tuvo un solo enemigo, sino más bien dos y este segundo estuvo escondido durante mucho tiempo. Siendo un niño no hubiese podido lograr nada, pero todo lo que ha ido sucediendo lo hizo más fuerte e incluso ha ganado poder a cambio de que lo condenasen.  Un gran poder conlleva, una gran responsabilidad y solo ha de usarse cuando es necesario. Es lo que ha llegado a escuchar, pero se basa mucho en que las decisiones las toma uno mismo y una vez la tome será irrevocable.

Las dudas también invadieron en la mente de su amada e incluso lo miro con seriedad, por un momento dejo ver una leve sonrisa en sus labios, para después colocar una mano en su rostro acariciándola. Normalizo la expresión de su rostro mostrándose calmado ante ella, queriendo transmitirle también su calma pese a la situación quizás lo lograse o no. Pero lo que si estaba seguro es que el enemigo es despiadado con los intrusos, pudiendo incluso utilizar lo que uno quiere para hacerle daño.

-Piensa en lo que has vivido, todo ha sido real. Lo que sientes es lo que te hace saber si estas viva o no.  Te diré algo: Cuando todo parezca que ha sido consumido por la oscuridad y creas que es el fin. No pierdas la esperanza. La luz de la esperanza es capaz de purgar no solo las tinieblas, sino también hasta el mismo abismo si no te rindes. Sé que ahora te invaden dudas y buscas hallar las respuestas ahora. Pero todo eso a su debido tiempo.

No desconfiaba de Mei, simplemente no se fiaba de los científicos. La inocencia de su amada y el desconocimiento de las capacidades de esos tiranos eran grandes. No consentiría que volviesen hacerles daño, mucho menos a jugar con los sentimientos de ambos.

-Te are otra pregunta. El laboratorio ese del que hablaste. ¿Es el mismo al que vas hacerte los chequeos?

Sabe de ello ya que en alguna ocasión le ha contado acerca de los avances, sobre todo a su traje especial que siempre lleva puesto. Si es lo que cree, entonces ya tendrá el puente listo donde lo llevara a descubrir la verdad. Tan solo necesita saber ese dato y con lo que cree, será más que suficiente para saber que ha de hacer. Todo aquello podría suponer una gran presión en su amada, por lo que se incorporó y la hizo levantarse para abrazar su cintura mirándola a los ojos queriendo transmitirle calma y acariciando su espalda.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:

Sedric
Admin

Mensajes : 65
Puntos : 943
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Mensaje por Mei Fang el Sáb Ene 07, 2017 4:38 pm

-Todo es real. Sé que lo que he vivido no es ninguna mentira, Sedric. Pero nada encaja... ¡no se ni quién soy!
Resopló desviando la mirada, negando para si misma.
-Tengo que encontrar respuestas... estoy decidida.
Lo volvió a mirar, una mirada repleta de decisión y madurez: esta vez no aceptaría que el día terminase y de nuevo las pesadillas la asaltasen, sueños que no tenían sentido y la sumían en un mar de confusión, donde no sabía el porqué de su existencia.

Respondiendo a la pregunta de su amado, la shinigami asintió.
-Es el mismo laboratorio, pero... esos científicos no están, huyeron en la guerra y el laboratorio se desalojó.
Entonces abrió los ojos como sorprendida, dándose cuenta de un hecho en el que no había pensado hasta ahora.
-Los datos... ¡borrarán todos los datos de los ordenadores!
No hubo tiempo para más: tenía que darse prisa, tenía que haberse dado cuenta antes y, aunque quizá fuese tarde, no pudo perder una sola décima de segundo en abrir una puerta para ella directa a la Sociedad de Almas. Ni si quiera dejó tiempo para despedirse de Sedric, era preciso que llegase a esos ordenadores lo más rápido posible, pues estos eran la única oportunidad que tenía de descubrir la verdad sobre su persona; y aunque al vizard no le permitiesen atravesar el portal que lleva hasta el Gotei 13, pues la guardia estaba más activa y menos permisiva después de la gran batalla que aconteción, la rubia comandante no sabía de la existencia de un aparato que el moreno poseía, que lo permitiría llegar, también, hasta dicho laboratorio.


-¡Abrid la puerta al laboratorio del experimento código "12-Child" y  desalojad el edificio, rápido!
Vociferó en cuanto llegó a la división en cuestión, los shinigami no dudaron ni un momento de su orden y, en menos de dos minutos, ya tenía acceso a aquel laboratorio secreto y todo el edificio estaba desalojado.
Corriendo llegó a la sala donde estaban encriptados todos los datos sobre su pasado, aquellos a los que nunca había tenido acceso, sobre el experimento... pero tal como sospechó, para cuando llegó, era demasiado tarde: todo había sido eliminado, no quedó nada... ni rastro sobre el experimento Totsuka ni sobre los datos del 12-Child.

Para su sorpresa, alguien más aparecería en la sala: Sedric. No sabía cómo había podido llegar allí, pero cuando apareciese, vería a Mei derrotada, hundida, sentada en uno de los sillones de la sala y deseando haber tratado de acceder a esos datos antes, de no haber tenido miedo de lo que podría descubrir. Alzó la mirada hacia él, tratando de mantener cierta compostura.
-Nunca lo sabré... no voy a saber quién soy, Sedric... no queda nada.
Suspiró, casi gimoteó, y se levantó del sillón para dirigirse a la salida, ni si quiera lo miró a él: quizá ahora querría estar sola, había sido un descubrimiento desalentador.

-No te rindas por favor. Recuerda que no debes perder la esperanza.

Justo antes de pasar por la puerta de salida una voz alcanzó los oídos de ambos: había una tercera persona en esa sala. Mei se paró y observó el laboratorio, confusa, pues aquella voz que se había escuchado... era idéntica a la suya.
-Descúbrete. ¿Quién eres?
De entre las sombras de la habitación una figura caminaría hacia ellos, dejándose ver.

Spoiler:

Era increíble cuánto se parecía a ella y, al mismo tiempo, lo distinta que era aquella mujer: su cabello era plateado y su único ojo visible era del color de la sangre; pero su rostro, presencia y reiatsu eran idénticos a los de Mei Fang, por eso no habían podido percibir su presencia espiritual.
Mei miró a Sedric, extrañada, y seguidamente tragó saliva y volvió a mirar a esa mujer.
-Esto.. ¿es una broma?..
La chica sonrió ligeramente.
-No, mi querida. No es ninguna broma. Todo lo contrario, es la verdad absoluta.
Se aproximó a ambos y miró a Sedric, dedicándole una dulce sonrisa.
-¿Sorprendido de verme, Sedric? espero que esta vez confíes más en tu amiga Mei.
Confusión y más dudas, ¿de qué se conocían? ¿por qué eran tan similares la una a la otra, y por qué también se hacía llamar Mei? la cabeza le daba vueltas... la rubia se llevó la mano a la sien, afectada y con un enorme lío mental. Por su parte... la mujer de cabello plateado la abrazó, compadeciéndose.
-No puedo imaginarme por cuánto debes haber pasado. Pero tranquila... todo va a acabar, si tu lo deseas.
-¿Quién... quién eres?
La "desconocida" se separó levemente y la miró, mostrando de nuevo una sonrisa calmada y afable, para responder a una incógnita tan compleja como la que se había planteado.
-Yo soy tu... y tu eres yo. Ambas somos Mei Fang.
-Eso.. eso es imposible. No entiendo nada...
La respuesta la había dejado todavía más confusa que al principio.

La chica de ojos rojos mantuvo la compostura y miró a ambos, en especial miraba con cariño a Sedric... lo quería tanto... pero ahora mismo, debía concentrarse en relatar la verdad.
-Os lo contaré todo... y todo quedará resuelto. Pero al final, serás tú, Mei, quien tendrá que tomar una decisión. Esto cambiará tu vida... pero debes saberlo.
Suspiró, pensando por dónde empezar, y empezó a relatarles  su historia.
-El experimento Totsuka... en código, "12-Child". Todo comenzó con la paz y seguridad que el Gotei 13 quería mantener: el mundo humano estaba cubierto, Hueco Mundo bien vigilado... las tres dimensiones estaban en equilibrio, pero había una duda: ¿qué ocurriría en el caso de que un enemigo llegase de un lugar que no conocían? ¿qué pasaría con el equilibrio si una amenaza llegase a través de otra dimensión? la dimensión del tiempo...
Así se propondrían vigilar también el plano temporal, creando un arma capaz de vigilar esa dimensión: la Totsuka-no-Tsurugi.

Mei, la rubia, miró hacia su cintura donde tenía enfundada su fiel Totsuka... y siguió escuchando.
-El experimento que acompañaría a la creación de Totsuka llevaría el nombre en clave "12-Child".

Todo era extraño y confuso, subrealista, como un sueño. La mujer de cabello plateado comenzó a dar su explicación.
-Eras la hija de dos antiguos shinigamis. Tus padres eran muy buenos, te querían muchísimo... Rong Fang, tu padre, era muy fuerte y valiente, todo un shinigami. Tu tienes su espíritu guerrero. Y tu madre era como tu: una bella mujer con un largo cabello rubio.
A Mei parecían comenzar a caerle algunas lágrimas al escuchar, por primera vez en su vida, hablar sobre sus padres.
-Pero... perecieron en la guerra cuando sólo eras una niña. Fué un día muy triste en el que quedamos... huérfanas.
Ella también parecía sentir lamento, dolor, por aquel relato.
-Poco después esos científicos te encontraron entre los barrios pobres del Rukongai. Te llevaron a esa sala de experimentos junto a otros once niños y, a cada uno, se le asignó una Asauchi.
Soltó un breve suspiro.
-Tan solo tu sobreviviste al experimento. La número doce... fué un experimento cruel. Entonces comenzaron a llevarte a la escuela, y lo conociste a él.
Sonrió y miró a Sedric, con nostalgia y cariño.
-Él se convirtió en tu única luz, en tu centro de atención. Pero eso no podía ser. No podían permitirse que te entretuvieses con cosas banales. Así que no te dejaron volver a la escuela.

La expresión seria de la mujer, su ojo carmesí, expresaban que llegaba un momento clave en la explicación de todo aquello.
-Años después llegó el momento. La hora de poner en marcha tus poderes para controlar el tiempo. Pero controlar el tiempo por sí mismo es demasiado complicado, es imposible... así que emplearían la teoría de la relatividad: tu arma, la Totsuka, era muy especial: era una Zanpaku-to capaz de desarrollar los poderes de su ama y unirse a ella... esa era tu fuerza, unirte a tu espada y ser una sola, al menos en parte, pues una fusión total es demasiado peligrosa.
El experimento dió comienzo. Todo marchaba bien, creo... no somos científicas, no se cómo rayos lo hicieron, pero esa gente logró abrir un portal a través del espacio-tiempo gracias a tu poder, gracias a ese control sobre la gravedad.

Miró hacia un lado a los ordenadores, le hubiese gustado estudiar cómo hicieron eso posible... pero todos los datos habían sido borrados.
-Tu eras la indicada para entrar al portal, nadie más podía. Pero no salió como esperaban. En cuanto entraste al portal, este se cerró. Te quedaste.. bueno... nos quedamos atrapadas al otro lado, en un lugar aislado del espacio y el tiempo, una dimensión donde no existía nada... tan solo nosotras.
Los observó, decidida a relatar el final.
-No se exactamente cuánto pasamos allí. Bueno, en aquel sitio el tiempo no fluía. Pero no íbamos a acabar de esa forma... por la eternidad en soledad. No, nuestra voluntad fué tan fuerte que Totsuka decidió salvarnos y abrir un nuevo portal para sacarnos de allí. Pero eso necesitaba de dos elementos: del control gravitatorio que ya poseíamos, y de la energía necesaria para abrir el portal. Cuando fué creado y lo cruzamos... fué cuando nos dividimos: tu volviste a tu tiempo, aquí. Pero tu otra mitad se quedó al otro lado del portal, conservando tus poderes para mantenerlo abierto y que llegases a salvo. El paso por el portal nos dividió en dos.

-Todo este tiempo... siempre me he sentido vacía, todo.. ¿es por esto...?
La rubia parecía afectada, y es que acababa de descubrir una gran verdad: el origen de todo lo extraño que le había ocurrido, de su vida y percances.
-Si.. yo me quedé con todos los recuerdos y sentimientos que habías tenido hasta ese día: tus memorias sobre tu familia, sobre Sedric... tenías que volver a aprender a sentir cariño y amor, pues lo habías perdido.
Miró ahora a Sedric, esperando que ahora él lo comprendiese todo también.
-Cuando me encontré con él hace mucho, en la calle.. se me hizo familiar, pero no lograba recordarle..
-Era tu subsconciente, diciéndote que debías conocerlo y acercarte a él.
-...Entonces... ¿tu...?
-Como ya te he dicho.. tu eres yo, y yo soy tu... en una fase temporal pasada. Ambas somos Mei Fang.

Todo daba vueltas, la Comandante se sentía mareada tratando de asimilar toda esa información. Tragó saliva y miró a su otra mitad, a esa mujer de cabello plateado que, en realidad, era ella misma.
-Pero, ¿cómo...?
-¿Cómo escapé de allí...? bueno.. en realidad no estoy segura, pero creo que la paradoja temporal se resolvió cuando liberaste al completo los poderes de tu arma. Cuando lo haces, te unes a tu Totsuka... creo que esa fuerza reclamó a tu otra parte, a mi, desde la otra dimensión. Lo cierto es que no soy buena explicándome..
Rió ligeramente llevándose la mano tras la nuca.
-Pero creo que fué así. Cuando volví, estaba en el laboratorio, en la misma fase temporal en la que tu regresaste... y me atraparon para mantenerme en secreto. Poco después comenzaría otro oscuro experimento. Uno despiadado.
Miró a Sedric. Esta parte debía conocerla él también.
-La creación de los vizard. A mi también me obligaron a participar...
Mientras lo decía, a la mente de Sedric podría llegar la imagen de aquel momento en que experimentaron con ellos y los convirtieron en lo que son ahora: había también una chica de cabello rubio que mantenían casi siempre oculta. Esa debía ser ella.
-Me implantaron poderes de hollow, y... bueno... yo no logré pasar la transformación del todo. Mientras todo mi ser se transformaba y adquiría la esencia de un hollow, abrí una Garganta para escapar a Hueco Mundo. Y cuando estaba a punto de desaparecer... alguien me rescató. Y me convertí en lo que soy ahora. Una arrancar.

Esperaba que lo comprendiesen, que la aceptasen tal como es ahora... había pasado por mucho, por demasiada angustia. Soltó un largo suspiro y los miró, no había más que explicar. Todo había sido dicho y el misterio resuelto.
-Eres.. eres mi otra mitad..
Mei, la rubia, se acercó a la otra.
-Me da igual la raza a la que pertenezcas ahora.
Y antes de poder decir nada, la abrazó. Era un extraño sentimiento, era como una hermana... pero en realidad era ella misma. La de cabello plateado no pudo más que abrazarla, también, mientras no lograba reprimir las lágrimas por la emoción del encuentro.
-Por fin.. por fin esto acabará.. siento haberte hecho esperar tanto..
Se separó de ella un momento y sonrió. Miró a Sedric y se limpió las lágrimas... comenzó a acercarse a él.
-Ahora se que podremos estar juntos.. te he amado, y te he añorado. Y espero que tu hayas sentido lo mismo por mi.
Lo abrazó a él también, repleta de un sincero amor, del mismo que la rubia siempre le había demostrado.

Mientras lo abrazaba, estaba ocurriendo algo: la peliplateada parecía desvanecerse poco a poco, su cuerpo a volverse ligeramente transparente... a dejar de existir.
-¿Qué.. qué ocurre?
-Es natural. Al estar una cerca de la otra, el propio orden del tiempo nos vuelve a unir. El poder de nuestras Zanpakuto es lo que nos une, o el de la tuya, al menos... ya me aseguré de dejarme la mía en Las Noches para que tu no tengas que pasar por esto.
Y nuevamente, mostró su sonrisa mientras iba desapareciendo poco a poco.
-¡No! ¡no, ahora no! por fin te he conocido, por fin lo sé todo... no desaparezcas ahora, por favor...
La rubia parecía desesperada tratando de abrazarla y retenerla, de que aquello no ocurriese.
-Eres tan bondadosa como me esperaba. Estoy orgullosa de haber llegado a ser una mujer tan excelente en el futuro.
-¡No desaparezcas!... ¡por favor!
-No voy a desaparecer. Siempre estaré en ti... ahora todo será mejor.
Justo en el momento antes de desaparecer por completo, miró a Sedric una vez más... y en su imaginación, lo vió como aquel niño que jugaba con los lápices en la escuela, mientras ella, una niña de cabellos rubios, lo miraba con cierta gracia.
-Te quiero...
Cayó una lágrima y, en ese momento, desapareció.

La rubia cerró los ojos y, durante un momento, perdió la consciencia y cayó sobre Sedric. A los pocos segundos volvió a abrirlos y lo miró... con una mirada de cariño y nostalgia, con la misma mirada que la Mei que acababa de desaparecer tenía.
-Ahora.. ahora lo recuerdo todo... te recuerdo, Sedric...
Todas esas emociones, todos los recuerdos habían regresado.
-Te quiero.. te quiero mucho, siempre te he querido.. siempre..
Se abrazó a él entre un llanto repleto de sentimientos.
-Recuerdo a mis padres, recuerdo sus rostros.. recuerdo haberte conocido en la escuela, y recuerdo todo lo que sentía y lo que siento por ti.. todo..
Sonrió una vez más y lo besó con un profundo amor, mayor incluso al que siempre le había demostrado.

Así, todo había llegado a su fin: toda la confusión, toda la rabia y misterio. Aquella que el tiempo había separado, ahora era una sola, como siempre debía haber sido.
Esa otra mitad, esa que el sufrimiento había teñido sus ojos de sangre y había hecho palidecer su cabello... ahora podía amarle a él y estar a su lado, por fin.

_________________

Sedric y Mei:

Mei Fang
Admin

Mensajes : 44
Puntos : 862
Fecha de inscripción : 13/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Mensaje por Sedric el Dom Ene 15, 2017 12:04 am

Fue escuchando lo que iba diciendo y vio que entro en un bucle de dudas en su mente, la desesperación fue creciendo y se retroalimentaba. Pero enseguida llego la calma y tomo una decisión al respeto. Una vez llego su respuesta la escucho con atención y su mano fue dirigiéndose hacia su bolsillo, durante el transcurso de la conversación tomo una clara decisión y en su rostro se podía vislumbrar seriedad en ese momento. Alzo una ceja cuando le dijo aquella novedad.

-¿Han huido del laboratorio?

De pronto vio como se le abrieron los ojos a Mei, cuando escucho aquellas palabras entonces vio una posibilidad de rendir cuentas con ellos. Vio como de pronto las puertas se abrieron y enseguida se percató de lo que pretendía hacer. Extrajo la moneda que había tomado en su mano, la lanzo al aire y escupió. Vibro ante el contacto de la saliva y se puso de un color morado oscuro, simulando una garganta que le permitía ver que se encontraba al otro lado y pudo ver los equipos de investigación en su interior. Desenvaino sus armas y liberando el shikai hizo que los brazales oscuros se manifestasen en sus manos, entro de pronto al interior y cuando pudo ver lo que le rodeaba vio que estaba en el laboratorio donde hicieron los experimentos con Mei.

-Llego el momento de ajustar cuentas malditos.

Dijo observando a su alrededor, ni una sola alma pudo ver en el interior del laboratorio. En sus manos dos espadas oscuras se manifestaron, fue en busca de sus enemigos pero esto parecía que estuviese abandonado. Pero no estaba solo, Mei había llegado y estaba frente al ordenador hundida y lamentándose de haber llegado tarde. Al escuchar sus palabras dejo escapar un suspiro, no supo en ese momento que podía hacer.

Una nueva presencia se manifestó en la sala alertándolos y por extraño que fuese aquel riatsu le era familiar. Pero lo que más resalto fueron las palabras que escucho, algo que el mismo solía decirle siempre a Mei. Pidió que se mostrase ante los dos y cuando hizo acto de presencia la miro con expresión de seriedad.

-Sabía que este momento llegaría pero no pensé que de este modo. No es desconfianza es ser cauto, hubo un tiempo en que fui impulsivo y no reflexionaba sobre qué alternativas escoger. Pero al convertirme en líder de la facción de los vizard, no me quedo más remedio que madurar en ese aspecto. Si quería evitar que volviesen a hacernos daño debía cambiar por mi bien y el de los demás. Pero sobre todo proteger lo que más quiero en este mundo y evitar que la persona más cercana a mí sufriese un colapso mental. Me di cuenta en aquel día..

Dijo mirando a la rubia refiriéndose cuando surgió un tema del pasado, se puso las manos en la cabeza y entro en shock durante unos segundos. Tuvo que desviar el foco de atención para proteger su integridad mental. Al ver cómo su pareja entro en shock suspiro disgustado, no le gustaba verla en aquel estado. Se puso un tanto tenso cuando vio que la mujer de cabello plateado se acercó, sin embargo ante el abrazo hizo que se relajara un poco. Se quedó observando como un espectador.

Hubo un momento en que se percató que en sus ojos había cariño y por un momento en su mente apareció la imagen de su amada, una de las espadas se desvaneció en su mano alzando la mano hacia su pectoral tocándose la zona del corazón. Una leve sensación sintió en aquel momento, pero era muy leve la intensidad. Si perdiese la visión sería capaz de verlo mejor, pero los ojos representan el espejo del alma y podía ver cierto rastro residual en la mujer de cabello plateado de lo que fue Mei. No podía describirlo era más bien una sensación y es porque percibe algo de su amada siente que hay algo que la une a la otra.

Lo siguiente que escucho hizo que su atención se centrase en lo que iba a explicarles, después de tanto tiempo por fin sabría todo lo que ocurrió y todas las dudas serian resueltas. Aunque realmente la más afectada de aquel episodio era Mei.

Cuando empezó a contar el principio de la historia fue escuchándola con una expresión de seriedad en su rostro, su atención estaba puesta en todo lo que iba diciéndoles ambos. Torció los labios en una mueca de incredulidad, no se creía aquello de que los científicos buscasen un objetivo por el bien de los mundos. La expresión entre sorpresa e interés se vio reflejada en el vizard, conforme iba explicándoles quienes eran los padres de la shinigami. Una sonrisa se asomó por sus labios cuando escucho la descripción de su madre, ya que entendió a quien se parecía ella.

De nuevo volvió la seriedad ante el nombramiento de los científicos, conforme iba explicándole en su mente fue recaudando toda la información que les estaba arrojando la mujer de cabello plateado. Al parecer en aquel experimento hubo más víctimas antes de que llegase el turno de Mei, empezó a sentir un ardor en su interior el cual trato de apartar a un lado para seguir escuchando el relato.

Llego el momento en que la enviaron a la escuela y cuando escucho que se dirigía a el mirándolo. Una leve sonrisa se asomó por sus labios, transmitiendo calma en aquella mirada que había en sus ojos y le producía un gran sentimiento de calma el recordar aquella parte del pasado. Se dio cuenta que en la mirada de ella reflejaba un fuerte sentimiento hacia el vizard, no podía evitarlo y era comprensible teniendo en cuenta que lo único bueno que preservo en su memoria fueron aquellos recuerdos.

Lo que dijo hizo que la sonrisa se desvaneciese de su rostro, entrecerró los dedos en su mano apretando levemente cuando recordó el día en que hicieron que Mei-chan desapareciese. Siendo un niño lo paso fatal y casi se podría llegar a decir que si no fuese porque logro hacerse fuerte le hubiera creado una profunda pena. En aquel momento cuando estuvo días esperando verla salir de la escuela, no supo que el había ocurrido y en un principio cuando volvieron de nuevo a encontrarse no le dio importancia. Pero sabiendo aquello sintió como la rabia empezó a crecer levemente en su interior.

El tema ahora se desvió comentando acerca del experimento child-12, volvió a mirarla serio mientras la escuchaba. Comprendió el objetivo que tenían los científicos y le parecía mezquino que quisieran utilizar a una pobre niña inocente, recordaba como Mei le decía que tenía que irse porque la reclamaban. Todos los cabos fueron atándose y conforme iba escuchando comprendió más cosas y lo que realmente buscaban era poder controlar el tiempo. Algo le decía que estos tenían unas intenciones o fines lucrativos, sin embargo es algo que no saben ya que estos borraron los datos. Lo que si saben es que su intención era lograr conseguir el poder del tiempo de primeras y el objetivo final era lo que no sabrían que pretendían.

Cuando escucho que hubo un fallo en el experimento, miro con total detenimiento en ese momento la forma en que se expresaría la mujer de cabello plateado para lograr recibir la sensación que iba a transmitirles. Para su sorpresa fue que ella quedo atrapada en aquel bucle temporal y que por el poder de la voluntad que le transmitió a Totsuka esta creo una brecha en ese espacio temporal para que lograse escapar de allí. Pero la salida sucedió algo inesperado y es que el espíritu de Mei se fragmento en dos partes.

Pero tan solo volvió una parte quedando la otra atrapada en aquella paradoja temporal, entendiendo ahora porque Mei no lograba recordarle cuando se conocieron en la escuela entonces. Sin embargo pese a que no le recordaba, se acercó y volvieron de nuevo a estar juntos aunque esta vez ya eran adultos. Las dudas acerca de porque solo le recordaba en una parte de su pasado quedo resuelta y fue lo que en un principio estuvo sospechando cuando interactuó con ambas y ahora ya quedo confirmado sus sospechas.

La mitad que había quedado atrapada en aquella paradoja al parecer pudo lograr volver a su tiempo, aunque esta no fue a su lugar de origen, sino que apareció ya con una forma física a parte y estos la capturaron manteniéndola aislada. Lo siguiente que escucharía fue algo que no se esperó, aquellas palabras resonaron como un eco en su mente y un rayo de luz se abrió en su memoria. Una leve visión se manifestó aunque solo fueron unos segundos, discernió el cabello rubio y junto con lo que acaba de decir la mujer. Pudieron ver ambas como el rostro del vizard reflejaba una mirada llena de vació, similar a la que tiempos atrás fue enemigo de Mei.

Por un momento su mirada se bajó y un gruñido empezó a surgir de la garganta del hombre, la tensión se hizo notoria en su musculación sobre todo en la parte de sus brazos. Un aura oscura se manifestó de pronto y fragmentos de hueso se apegaron al rostro. Cuando alzase la mirada sus azulados ojos se teñirían negros como el abismo, pronto en su voz se notaría distorsionada aunque solo fuesen gruñidos lo que surgían de su garganta.

-Como os habéis atrevido.. ¡Merecéis morir bastardos!

Por primera vez la mujer de cabello plateado vería la máscara hollow del vizard, aunque ya notaria en su primer encuentro que tenían una familiaridad a nivel espiritual pese a que el nunca libero su parte oscura. Seguramente preocuparían ambas ya que parecía que estuviese a punto de descontrolarse, pero aquel odio que por un momento iba creciendo cada vez a más se detuvo. Justo cuando se vio reflejado en aquella pantalla de cristal de ese gran ordenador, ambas mostraban preocupación y seguidamente se colocó la mano en su rostro haciendo desaparecer su máscara y empezó a respirar con tranquilidad buscando alcanzar la calma.

-Lo siento, puedes continuar con la explicación estoy bien..

Cuando prosiguió esta vez la escucho pese a que la noticia le resultaba dolorosa, incluso deshizo el shikai viendo que era innecesario estar armado. Fue como había sospechado en cuanto la conoció habían dos mitades, pero no estuvo seguro y quiso mantener ese conocimiento en secreto para proteger a su amada.

La explicación del pasado había terminado y vio como la mujer de cabello plateado abraza a la rubia. Se fijó como las lágrimas se deslizaron por sus mejillas, vio que estaba emocionada por el encuentro inesperado. Una vez que terminaron ellas dos, vio cómo se separaba de ella para ir hasta su posición.

-Yo nunca me olvide de aquella niña ni tampoco de lo que sentía por ella. Tan solo lamento no haber podido ahorrarte todo ese sufrimiento innecesario. Pero ya se terminó, no volverás a sufrir más.

Vio que fue abrazarlo y esta vez acepto el abrazo acogiéndola, rodeo su cintura con los brazos y sintió la misma calidez que siente cuando abraza a su rubia. De pronto se percató que algo sucedía en el cuerpo de la mujer de cabello plateado, su cuerpo se hizo semi transparente. En cuanto hizo la pregunta la rubia y esta respondió la soltó del abrazo mirándola.

-Antes de que volváis a uniros. Solo diré que las próximas lagrimas que vayáis a derramar serán de felicidad.

Entonces pudo ver como su rubia empezó a ponerse nerviosa y desesperarse, su bondad era enorme e hizo que una sonrisa se asomase por sus labios. La respuesta ya la dio la otra mujer ante la petición de que no se desvaneciera.

-Reserva tus lagrimas para después y me lo agradecerás con la mayor de tus sonrisas. Y yo a ti..

Dijo en el último instante acariciando su rostro antes de que su mano tocase la nada, su mirada se volvió hacia la única Mei que quedaba en ese momento. En cuanto la escucho se acercó para estar cerca de ella mirándola, se podía ver en su rostro una sonrisa en sus labios al escuchar la noticia. De pronto se lanzó abrazarlo y la acogió entre sus brazos rodeando su cuerpo mirándola a la vez que la escucha. Acariciaría su rostro retirando las lágrimas mientras seguía escuchándola.

-¿Y qué es lo que sientes?

La respuesta vino de inmediato en cuanto vio la sonrisa de la mujer, tras eso llegaría un beso lleno de un profundo amor. El mayor que pudo sentir pese a que todos demostraron un gran sentimiento, pero reconoce que este iba a ser especial ya que su Mei estaba ahí junto con todos los recuerdos de la vida que han compartido juntos. Al separarse de sus labios tras haberla correspondido sonríe mirándola.

-Bueno ahora prepárate..

Dijo separándose un momento de ella para coger su mano, la sonrisa seguía en sus labios y sus ojos la miraron fijamente. Unió su mano a la de ella levantándola, mostrando sus dedos anillados por la alianza de compromiso.

-Quiero casarme contigo Mei y formar una familia. La boda será en dos días por la mañana, te recomiendo que vayas mirándote un vestido de novia. Por los preparativos no te preocupes, yo me are cargo. La aremos en el mundo humano y ahí iniciaremos una nueva vida como el matrimonio que seremos. El lugar será en aquel bosque donde retozamos por primera vez los dos, así que será un lugar especial.

Una vez le dio la noticia la volvió a besar con una intensidad mayor y una gran ternura, abrazando su cuerpo con firmeza, sintiendo la calidez y la nostalgia que le transmite estar junto a ella y sabiendo que por fin iban a lograr sus sueños que es la de empezar una nueva vida y estando el uno con el otro compartiendo el resto de sus vidas con la persona a la que aman en este mundo.

_________________

Los ojos de la Muerte

Lider Vizard:

Sedric y Mei:

Mei:

Bleach Beyond Darkness Comic:

Sedric
Admin

Mensajes : 65
Puntos : 943
Fecha de inscripción : 10/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Buscando Hallar a las Respuestas. "Experimento Totsuka"

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.