Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Sáb Mar 05, 2016 4:22 pm.

Hrist, Guerrera del Vació.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hrist, Guerrera del Vació.

Mensaje por Hrist el Mar Ago 29, 2017 4:28 am

Nombre: Hrist

Raza: Arrancar - Facción: Arrancars

Rango: 3º Espada

UR: 900

Sexo: Femenino

Zanpakutoh:

Nombre de la Zampakutoh: Vacío

La empuñadura negra del arma con el cesto recubriendo  la mano, parece el aspecto de un arma de duelista. Pero el tamaño de la hoja del arma es el de una espada larga en realidad. Incluso en la vaina se puede apreciar su grosor destacable, aunque a simple vista engaña haciendo creer que es una espada de esgrima. La empuñadura y la vaina son de color negro y acabando tanto la punta de la guarda como del arma acaban en un remate dorado.


Palabras de Liberación: Devóralo todo y conviértelo en nada. Vacío.

[/color]Técnicas de la Resurrección:

Filo del Vacío
Invoca el vacío en su estado más puro en la hoja de su arma tornándose oscura y desprendiendo una ligera tonalidad purpura. Una pequeña fuerza succiona el oxígeno de la atmosfera, haciendo que el acero devore lo que hay en el exterior y manifestando la nada en el mundo material. El impacto con la hoja causa un efecto de quebrantamiento en la dureza de la víctima, succionando una parte de su reiatsu y devolviéndoselo a su portadora. Puede liberar el poder mediante un ataque a distancia, produciendo el mismo efecto si alcanza su objetivo pero desactivándose la hoja del vacío. Mientras tanto puede mantenerla a coste de su reiatsu que ira consumiéndolo de manera prolongada. El hecho que logre impactar le permitirá saltarse el mantenimiento y prologando la técnica.

Armadura de Vacío
Le nada que yace en el interior de ella se manifiesta, creándose una pequeña aura apagada en su cuerpo, dotándola de un aspecto más oscuro. Dejando únicamente verse una pequeña luz tenue purpura en el filo de su arma y en el visor de su yelmo. Cuanto más cercano este su contrincante, sentirá una extraña sensación de frio por todo su cuerpo.
20% de Agilidad y 20 % de Poder.

Puntos Negros
Simula una luz negra desde su mano formándose una esfera y la proyecta hacia su objeto al explotar se esparcen diez puntos negros en la zona y empiezan a succionar todo lo que hay a su alrededor, provocando que el objetivo se desestabilice y le permita combatir de forma convencional. Abarca un área de veinte metros a la redonda, cada turno que permanezca en la zona de vacío. Deberá hacer un control de agilidad o poder si quiere realizar una acción, ya que si fracasa en la tirada no podrá hacer nada durante ese turno. Necesita realizar tres controles de stat para lograr escapar de la zona, si falla deberá repetir el proceso hasta que logre escapar.

Escudo de Vacío
Materializa un vórtice negro desde la palma de su mano absorbiendo la energía y haciendo que desaparezca. Mientras que las armas que impacten sobre el escudo, sentirán un efecto de repulsión haciéndolo retroceder. Para absorber dicho ataque basado en energía deberá hacerse un control de poder enfrentado.

Implosión
La técnica crea un punto de vacío en el interior de algo que atrae toda la masa del mismo a su interior, provocando que su estructura implosione y desaparezca completamente. Absorbe la carne, huesos y órganos, produciendo un terrible dolor en un cuerpo físico, mientras que las estructuras las va quebrando y devorando ocasionando el final esperado para la victima de la técnica.

Onda de vacío
Esta técnica manda una leve onda de vacío capaz de desestructurar las fibras sobrenaturales de cualquier protección. No provoca daños al defensor, tan solo va dirigido contra escudos o defensas sobrenaturales. Provocando un daño demoledor sobre la defensa. Tan solo aquellos con buena percepción de riatsu lograran ver la onda de vacío.

tecnica_nombrejp8 (tecnica_nombre8 - tecnica_traduccion8)
tecnica_descripcion8

Descripción Física:

La guerrera pose un cuerpo entrenado para la batalla, su mirada es fría aunque desprende un intenso brillo en sus ojos carmesí, como si fuesen dos ascuas en medio de la oscuridad y unos finos labios rosado pálido haciendo que la expresión de su rostro infunda respeto y a la vez temor. Largo cabello alvino como el mármol y suelto hasta la altura de su espalda por encima de su cintura, teniendo un par de mechones cruzando la senda de su voluminoso busto.
Elevando el viento una capa corta de color negro por fuera y rojo por dentro, llevando ajustado a la capa un par de hombreras militares de color dorado. El traje es de cuero negro, llevando algunos remates y condecoraciones doradas, sus mangas recogidas puede verse que son de color rojo y unas líneas doradas trazando los bordes, dándole un toque más decorativo en las mangas. La piel de la mujer es pálida y sus manos están cubiertas por un par de guantes de cuero negro también, dejando tan solo a la vista sus muñecas.
Un cinturón dorado atado en la cintura y unos pantalones negros de rejilla, llevando unos botas de tacón de cuero negro. En la parte siniestra de su cintura apegado a su cinturón porta la vaina de una espada de color negra y la punta del final dorado, en la empuñadura de su arma tiene un protector frontal de metal oscuro y la composición del mango es similar a su guarda.
Mantiene una compostura firme y a la vez elegante, dejando ver en su rostro inmaculado una expresión de seriedad y a la vez de serenidad. Su mirada es desafiante sobre todo cuando fija su visión, inquietante ya que no se sabe que puede estar pensando en ese momento.

Descripción Psicológica:

De por sí no confía en nadie salvo aquellos que hayan logrado ganarse su respeto o confianza, su lealtad es inquebrantable hacia su señor. No siente absolutamente nada, se puede decir que su corazón es un tempano de hielo. En la mente de ella no alberga dudas, sabe lo que tiene que hacer y se considera una guerrera honorable. Pero también es ambiciosa en las metas que se plantea y acata con mano firme las reglas, tiene la frialdad suficiente para llevar a cabo lo que se le ha encargado.
En todo momento se puede decir que está en continuas batallas, sino es entre los miembros de su raza, será contra sus enemigos. Una mujer guerrera de orgullo implacable y de palabras hirientes cuando es necesario, tiene bien claro sus pensamientos a la vez que sus ideales. Siempre se muestra calmada en todo momento, no da oportunidad a que logren encolerizarla y que cometa un fallo. De hecho su comportamiento es algo que sería difícil de descifrar, tiene clara sus pautas y que su posición es un cargo importante. Detesta a los débiles y a los bravucones que afirman una hombría inexistente, optando por ignorar palabras necias y según la circunstancia los silencia.
Aunque llegue en ocasiones a preferir hacer las cosas por ella misma, no significa que no sea incapaz de ser una compañera en batalla. Lo sorprendente de la mujer es que incluso ella misma ara todo lo posible para lograr la victoria, si tiene que recriminar algo lo ara cuando termine y si es necesario tomara el mando para dictar las ordenes correspondientes haciendo uso de su liderazgo.

Historia:

Hasta donde puede alcanzar a recordar su consciencia, fue adoptada por un hombre que era shinigami. Fue su mentor y un padre para ella, haciendo que sintiese admiración por el capitán del cuarto escuadrón, el trabajo que desempeñaba el escuadrón dirigido por aquel hombre no hizo sino sentir una sensación de nostalgia en la pequeña. El dolor de los pacientes cuando alcanzaba ya el alivio una vez la herida es cerrada y la sonrisa en la victima junto a las palabras de agradecimiento, le parecía algo bonito y reconfortante. Desde ese día quiso aprender acerca de aquel hombre y un día la pequeña estando en su despacho trayéndole un monton de documentos lo miro con una leve sonrisa.
-Pa.. digo Capitán Genzo.. me gustaría poder ser de utilidad, ya sé que no soy un shinigami como usted. Pero verlo trabajar me gusta, siempre consigue una sonrisa de los pacientes a los que trata y me gustaría poder un día hacer lo mismo que usted.
El hombre alzo la mirada de sus documentos, al escuchar las palabras no pudo evitar esbozar una cálida sonrisa.
-Silveria.. no es tan fácil como parece, cuando las heridas son graves te aseguro que no es agradable. Sin embargo me parece bien esa iniciativa que tienes, me gustaría poder enseñarte pero antes deberías ir a la escuela y una vez tengas la preparación ya podrás optar por que escuadrón querer entrar. Sin embargo esa consideración queda a decisión de los de arriba, ya que cada shinigami valoraran donde mejor encajaría. Lo que sí puedo decirte es que si deseas algo de corazón y te esfuerzan lograras alcanzar ese objetivo.
Con aquellas palabras la joven asintió mirándolo con decisión y el cabo de la semana fue inscrita en la academia shinigami. Donde paso unos años estudiando y centrándose sobre todo en el campo que buscaba destacar, durante esos años de estudio tuvo que esforzarse en aprender todo lo básico y lo obligatorio que se le exige a un shinigami. Pero sin embargo se podría ver que su intención era poder estar al lado del capitán del cuarto escuadrón como su teniente.
El día esperado llego, se encontraba en la sala esperando junto con el resto del alumnado y fueron llamándolos por su nombre frente a la mesa. Se encontraba nerviosa sobre lo que abran decidido el comité, entonces cuando fue llamada y le comunicaron la noticia. La alegría se vio reflejada en su rostro al decirle que fue admitida en el cuerpo escuadrón como shinigami, cuando tuvo la oportunidad fue a comunicarle la noticia a su mentor y este la felicito por lograr su propósito. A partir de ese momento empezaría su instrucción y vería que al principio era idéntico a lo que estuvo aprendiendo en la academia, pero cuando llegaba a necesitarse de más personal médico en la sala vería que era un caos. Sobre todo cuando los shinigamis que salían de incursión y volvían heridos tras la batalla con algunos hollow peligrosos.
Hubo en una ocasión que alguien murió en sus manos, justo cuando el corazón del paciente dejo de latir. Se sintió derrocada, teniendo que abandonar la sala y encerrarse en su habitación. Justo en aquel momento el capitán llego llamando a su puerta, la respuesta no se obtuvo y este llego a entrar al interior.
-No.. no quiero seguir ha sido horrible. Se ha muerto alguien en mis manos, pensaba que era algo bonito ser médico. Me equivoque.. quizás no valga para ello.
-¡No digas eso Silveria! No ha sido culpa tuya, hiciste lo que pudiste pero todo tiene un límite. La muerte forma parte de la vida y a veces no es posible evitarlo, sin embargo todos lo que estamos aquí sabemos que de la misma forma que podemos salvar vidas, también cabe la posibilidad de que se pierdan. Y en este caso es lo que ocurrió, no puedes desmoronarte porque fallezca un paciente, otros te necesitan y porque caiga uno lo que no puedes hacer es abandonar al resto. Todos los de este escuadrón lo saben, tienes buenas intenciones pero has de mantener la calma tanto si sobrevivo como sino el paciente. Si te vienes tú abajo la esperanza se pierde, no solo la de los pacientes sino la de tus compañeros. Cuando veas a la muerte de frente no gires la mirada, sino enfréntala y demuestra que no te rendirás.
Las palabras del capitán hicieron mella en su mente y mientras se secaba las lágrimas de su rostro asintió a sus palabras con una leve sonrisa, mirándole con sus brillantes ojos azulados a la vez que se incorporaba lentamente.
-Tienes razón pa… digo capitán no volveré a dejarme llevar por la desesperación.
Pudo verse reflejada una sonrisa en el hombro y volvieron de nuevo junto al resto de compañeros, esta vez se la veía seria y más centrada en desempañar su tarea como miembro del cuarto escuadrón. Los años pasaron y llego el día en que le comunico su mentor que había una vacante para teniente y le ofreció ese puesto. En el tiempo en que estuvo en el escuadrón la chica había cambiado, se volvió más madura y tenía la mentalidad necesaria para ocupar un puesto de mayor importancia.

Llego el día en que el capitán tuvo que salir junto con el resto, se podía notar la preocupación en la joven y este le sonrió tratando de transmitirle que volvería. A la vuelta de los capitán ella se encontraba en el senkaimon esperando, entonces uno de los capitanes fue hasta ella apoyando la mano en su hombro transmitiéndole la noticia. El corazón de la joven sintió un dolor interno, como si le hubiesen arrancado una parte de su ser y quedo de rodillas con la respiración cortada. La mirada se quedó en el suelo y en ese momento sintió rabia, pero logro volver a levantarse y con una expresión oscura miro al capitán apartando la mano con suavidad.
-Se lo agradezco, pero ahora me gustaría estar sola.
Tras decir aquello volvería a escuadrón y unas palabras resonarían en su mente, recordando lo que ocurrió la primera vez que murió un paciente. Sin embargo la muerte se había llevado lo único que más quiso en este mundo, su padre y mentor. De la misma forma que la tristeza nos asalta, hay que recuperarse y seguir adelante. Pasaron unos días antes que la llamasen a que se reuniese en la sala donde estaban todos los capitanes y el comandante, comunicándole que ella sería la nueva capitana del escuadrón y un libro que le entregarían con los últimos deseos del capitán y sus valoraciones hacia ella. Cuando tuvo el libro en sus manos apretó con firmeza y una leve sonrisa temblorosa se dibujó en su rostro, agradeciendo a todos por la oportunidad que se le había brindado.

Pasaron unos cincuenta años desde aquello y había logrado adaptarse a la perfección, incluso tenía una zampakutoh adecuada para su cargo. La capitana ya tenía un teniente bajo su mando, quien había acogido bajo su tutela porque consideraba que su talento iba a ser de gran utilidad para el cuarto escuadrón. Incluso había logrado hacerse un hueco entre los capitanes, aunque con el capitán del undécimo escuadrón no se llevaba bien, por él hecho que descubrió que jugo a dos bandas cuando le propuso de ser su pareja. Ya que en la academia tenía una preciada chica que buscaba hacerse un hueco en su escuadrón, dicha alumna le confeso que el capitán del undécimo le dijo que estaba enamorado de ella. Palabras que le fueron familiares a la capitana y enseguida comprendió lo que estaba sucediendo. Y un día lo engaño para quedar y así poder mostrarle a su preciada amiga como era en realidad aquel hombre, justo en el momento en que dijo las palabras exactas ella se mostró y tras varios insultos se fue corriendo llorando. La bofetada hacia su rostro se lo propino la capitana mirándolo con seriedad algo que nunca hizo en todos estos años, parecía como si sus ojos azulados se hubiesen congelado y lo mirada con desaprobación. Pidiéndole que no volviese a jugar con los sentimientos de las mujeres y sobre todo las alumnas. Este tuvo el impulso de agredirla, pero su mirada le hizo rectificar maldiciéndola y asegurando que se las pagaría.
Una mariposa infernal se coló por la ventana del despacho de la capitana, trayendo el mensaje que se la necesitaba para una misión de vital importancia. Todos los capitanes estaban reunidos en aquel momento, incluido el del undécimo escuadrón, sin embargo esperaba que aparcasen las diferencias a un lado y se centrasen en llevar a cabo la misión. Debían ir hacia las montañas donde se les informo sobre actividad hollow y que un poblado cercano fue arrasado por estas criaturas sin dejar supervivientes.
Los grupos se dividieron, el cuarto y undécimo escuadrón se encargarían de investigar la gruta hacia el interior de las montañas. Ambos escuadrones fueron hacia el interior de cueva quedando delante los shinigamis más fuertes y los shinigamis defensivos de apoyo. Conforme fueron adentrándose llegaron a una amplia sala, donde habían unas seis oberturas por el techo y el camino se dividía en tres partes.
De pronto se escucharon varios ecos en el interior, apareciendo por todas partes hollows, enseguida los escuadrones se reagruparon quedando el cuarto en el centro y el undécimo alrededor en círculo. Fueron a la carga contra el enemigo, mientras los del escuadrón defensivo iban recitando los encantamientos apoyando a los compañeros. La batalla estaba siendo más complicada de lo que parecía, ya que los hollow que iban cayendo salían más de los agujeros de la sala como si se hubieran metido en un nido. Todos los shinigamis estaban dando abasto tanto en el ataque como en la defensa.
Pero hubo un momento que dejaron de salir más hollow y empezó a temblar el lugar escuchándose unos pasos acercándose hasta donde se encontraban ellos. Pero no solamente en el camino de en medio, sino también en los otros caminos alternativos. Tres hollow totalmente distinto al resto que llegaron a ver, uno era un titán, el otro tenia forma humanoide y el ultimo media aproximadamente la mitad entre los otros dos hollow anteriores y en su mano crecieron unas afiladas garras con una máscara cadavérica. Este realizo un ataque dividiendo su garra y atrevo a los miembros del cuarto escuadrón hundiendo sus largas uñas en partes vitales. Lo que hizo que todos se quedan boque abiertos, ya que no se esperaron un ataque tan veloz como el que había sufrido el escuadrón de apoyo. Dos miembros del undécimo se lanzaron de cabeza a por este, pero el titán los dio un manotazo estampando a uno contra la pared noqueándolo y el otro fue atrapado en su mano. Le arranco la cabeza de un bocado, escuchándose el sonido de los huesos partiéndose claramente en el lugar.
La situación se había torcido y cuando ella fue a dar la orden de retirada, sintió un terrible golpe a su espalda, cuando sintió que su cuerpo cayó al suelo encharcándose de sangre. Pudo ver como el capitán del undécimo escuadrón fue el responsable, sus oídos no captaron las palabras pero con la expresión de su rostro y aquella sonrisa pérfida en el hombro dedujo que había logrado vengarse de ella. Pudo ver como aquellos tres hollow se iban acercando a ella antes de ver oscuridad, por un momento sintió un mero dolor y su mente fue siendo absorbida por la nada. No veía nada más que bultos negros moviéndose sin parar, escuchando algo indescifrable a su alrededor.
De pronto vio una luz y sintió la fuerza de salir al exterior, cuando su visión fue recuperándose miro alrededor. Todo blanco y el cielo completamente negros, tenebroso y trato de moverse pero no pudo. Cuando bajo la mirada veía que tenía una cadena en el pecho, entonces de nuevo escucho pasas alrededor y cuando miro vio como el terreno blanco estaba siendo consumido por una negrura desconocida, hasta que de su interior surgieron… hollows de un aspecto espectral y sus ojos completamente rojos se fijaron en ella. Estos se abalanzaron sobre su cuerpo y trato de gritar pero su voz no pudo, un cumulo de oscuridad se formó a su alrededor. Sintiendo como si estuviese ahogándose en un pantano y su mente fue quebrándose, sintiendo como los recuerdos de su anterior vida fueron destruyéndose y quedando un agujero vacío sin nada en su interior. Los ojos azulados se fueron tornando rojos y la cadena se desmorono apareciendo un negro agujero donde se hallaba su corazón. Antes de ser consumida por completo, en su despertar sentiría una sensación extraña. Las entrañas le pedían que saciase su hambre, cuando vio una criatura sintió el instinto de atacarla y así lo hizo echándose sobre su presa para empezar a devorarla cual animal salvaje. Fue atacando todo lo que veía moviéndose y absorbiendo su energía para fortalecerse sintiéndose mas fuerte cada vez que lograba devorar a su presa por completo.
De pronto sintió como el suelo se la trago llevándola a un lugar totalmente oscuro, pero escuchaba que no estaba sola. A su alrededor había algo, cuando se quiso dar cuenta empezó a ver unas figuras, sintió como algo la mordía y esta se giró de golpe devolviendo el mordisco con más fiereza, seguido de uno detrás de otro y sintiendo de nuevo esa sensación de satisfacción. Conforme iba adquiriendo más poder sintió que debía volver a elevarse, su cuerpo alcanzo la salida y una vez salió al exterior de nuevo volvió a quedarse ciega. Hasta que pudo volver abrir los ojos nuevamente, se encontraba en un desierto blanco y cercano a un lago, esta vez su consciencia despertó dejando un poco de lado su instinto primario y se vio en el reflejo del agua un aspecto animal.
Recordando en un recodo de su mente que debía volverse más fuerte, así que fue en busca de nuevas presas con su aspecto lupino hollow. Una vez se encontró con nuevas víctimas las atacaría devorándolas y sintiendo más fuerza en su interior. Hasta que en su camino a la supervivencia se adentró al interior de un bosque desconocido, pudo ver allí como de pronto aparecieron más hollow similares a ella. Y por extraño que le pareciese se veía igual que ellos, así que tomo la decisión de no atacarlos, sin embargo cuando uno se lanzó a por ella. Lo esquivo y lo tumbo al suelo con las fauces en su cuello y miro desafiante al resto transmitiendo el siguiente mensaje.
-“Sino queréis que os extermine respetar mi territorio. Podéis venir los que queráis, ateneros a que os devorare si me suponéis una molestia.”
Eso fue lo que transmitió mediante gruñidos antes de dejar al lobato, el tiempo fue transcurriendo y ella se iba alimentando en solitario logrando coincidir a veces con la manada. Sin embargo vio como un enorme hollow similar a unas panteras ataco a la manada, en principio sintió que no era necesario hacer nada ya que la ley del más fuerte es lo que importaba para ella. Los débiles estaban condenados a morir, sin embargo se veía reflejada en estos e hizo acto de presencia mirando a los tres linces la enorme loba gruñendo.
-“Largaros si queréis seguir viviendo débiles.”
Los tres linces se miraron y escucho en su mente la risa de estos, mientras dos se pusieron a rodearla.
-“¿Que te hace pensar que sobrevivirás?”
Una leve sonrisa se esbozó en la lobuna ante las palabras, repitiendo nuevamente la última palabras que dijo y cuando se abalanzaron sobre ella. Dio un salto cayendo a la espalda, se impulsó hacia delante derrapando, antes de ir a por el primero degollándolo, noto como le clavaron las garras en el lomo. Se giró de pronto mordiéndole el morro arrancándoselo con sus fauces, antes de retorcerse notando como le lastimaron la pata. En aquel estado se la veía gruñendo mirando a su último enemigo.
-“Ya estas condenada.”
Pudo ver como inicio su evolución, viendo que se volvió un ser humanoide y con un par de zarpas acopladas en la muñeca. Este fue hasta ella y con rapidez le golpeo en el vientre estampándola contra uno de los troncos del árbol, escuchándose el crujir de sus huesos y un terrible dolor. Miro desafiante con aquellos ojos rojos a su enemigo, este únicamente empezó a reírse al verla tirada en el suelo.
-“Me divertiré contigo antes de devorarte.”
Cuando de nuevo volvió hacia la loba, esta se puso de pie y empezó a gruñir ante el peligro. Sin embargo algo sucedió, su cuerpo brillo con una tonalidad oscura y purpura haciendo que su cuerpo de transformase. La figura humanoide de una mujer se hizo presente, llevaba una cuchilla de hueso en su brazo diestro y lo alzo clavándolo en el estómago de su enemigo. Lo miro desde su posición con decepción, volvió la mirada hacia la manada e hizo una seña dando a entender que se lo quedasen. No dudaron en ir a por él una vez ella se marchó del lugar, fue vagando por el infinito desierto sin rumbo, hasta que logro llegar a un lugar donde habían un montón de pilares.
La curiosidad de la Vasto Lord hizo mella, escondida observo que podría tratarse y entonces en el lugar había otras de su misma condición todas ellas hembras al parecer. Lo que le inspiro la confianza de acercarse con lentitud, como fue evidente se alertaron y preguntaron quién era y hacía en el lugar.
-No lo sé y vi que os parecéis a mí.
Una hembra mayor que el resto y más corpulenta apareció en el lugar, se quedó mirándola desafiante. Le regreso la mirada sin apartar sus ojos, poniendo en tensión su brazo sintiendo el desafió hacia ella.
-Tienes buena mirada, puedes quedarte con nosotras. Pero tendré que llamarte por un nombre todas tenemos.
Por un momento la que parecía ser la jefa del grupo se quedó pensativa, hasta que logro encontrar un nombre adecuado.
-Heriste, así te llamaremos..
La vasto larde se quedó pensativo respecto al nombre, una vez lo escucho un par de veces asintió con su cabeza. Le gustaba como sonaba y se fue con ella donde empezaría las preguntas. El tiempo paso y fue descubriendo más cosas acerca del grupo e incluso ya entendió el significado de aquellos pilares. Se dedicaban a trabajar en grupo para sobrevivir cuidando una de otras, aquello le recordó a la manada que conoció tiempo atrás. La idea le gusto bastante, fue acostumbrándose al modo de vida que compartió con sus nuevas hermanas de guerra.
Pero la calma desapareció en cuando aparecieron unos cuantos vasto lord, uno de ellos era distinto al resto parecía más humano con la excepción de que tenía un agujero en el pecho. Se inició una batalla a pleno campo al descubierto, viendo ante sus ojos como sus compañeros iban cayendo y verlas en el suelo hizo que se librase de su contendiente dándole muerte para ir a por ese enemigo. Aunque ya fuese tarde para la caída, mínimo le daría muerte a su enemigo. Cuando se quiso dar cuenta vio como únicamente quedaron el hombre y la jefa aunque vio como este cayó al suelo, puso las manos cubriéndose y suplicando que lo perdonase. Aquello le pareció demasiado patético en un macho, así que pese a todos los problemas que le ocasiono decidió dejarlo vivir escupiendo al suelo. Cuando este le dio la espalda, un agujero se produjo en el pecho de la mujer y cayo de rodillas.
La sorpresa se vio reflejada en ambas, ya que el otro estaba sonriendo cuando le provoco una herida mortal. Reconoció lo que había utilizado, sin embargo sintió una rabia interior cuando vio aquel acto tan deshonroso y cobarde, sin que pudiese darse cuenta su mente se nublo y cuando se quiso dar cuenta había atravesado a su enemigo con su arma de hueso. Este se desavenencia y lo mismo sucedería con el resto de sus compañeras, al fijarse ya no había nadie tan solo estaba ella.
Regreso a los pilares e hizo lo que creyó más conveniente, una vez termino de hacer las tumbas de los caídos se quedó sentada en una roca esperando y pensando en que hacer. Alguien apareció en el lugar un hombre vestido con una túnica negra, este le ofreció un gran poder y la oportunidad de ser algo en este mundo desolado. Las ideas que le planteo no le disgusto, sin embargo lo único que le pidió a cambio es que fuese su leal guerrera. Aquello le pareció gracioso y si eso es lo que buscaba de ella tendría que demostrarle la grandeza de su poder. Así lo hizo cuando le otorgo el poder de evolucionar en su máxima forma, viéndose como su alma fue debida en dos arma y cuerpo, frente a la espada se vio que su aspecto había cambiado. Se parecía al hombre, aunque con la diferencia que ella es una mujer y desde ese mismo día le juro lealtad.
Durante ese tiempo nuevos reclutas se añadieron a la causa de su señor, invadieron el palacio que se hallaba en medio del desierto y el trono lo tomo coronándose como el señor de las noches y de hueco mundo. En ese tiempo estuvo reinando como actual rey, pero con los años este acabado demostrando debilidad ante sus seguidores y el respeto se fue perdiendo con cada acción que fue llevando a cabo. Su condena estuvo a la vuelta de la esquina y vio ante sus ojos como el enemigo logro entrar al palacio dándole muerte.
La guerrera no intervino quiso ver si lograría sobrevivir, dado que lo hiciese volvería a ganarse su respeto que perdió con el paso del tiempo. Dejaría que el enemigo se marchase, contemplando como se desvanecía ante sus ojos y con el tiempo un nuevo arrancar aparecería con intención de reclamar el trono. Sintió su enorme reiatsu y en comparación al suyo él había demostrado ser más poderoso, cuando estuvo frente a la mujer únicamente le presento sus respetos mirándole y dejándole claro sus intenciones.
El nuevo rey de hueco mundo tomo asiento y un nuevo sequito de espadas se formarían, desde los antiguos a los nuevos y ella retomaría su puesto sin problemas, sirviendo actualmente a su nuevo señor.


Energía94
Concentración90
Fuerza85
Destreza93
Velocidad93
Dureza85
avatar
Hrist

Mensajes : 2
Puntos : 28
Fecha de inscripción : 26/08/2017

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.